15 de octubre de 2015 21:48 PM
Imprimir

Nidera testea híbridos de maíz argentinos en China

Tras la compra del 51 por ciento la empresa argentina por parte de la china Cofco, se están desarrollando pruebas en ese país para exportar semillas de genética nacional.

Desde que Cofco, la empresa agroalimentaria más grande de China, adquirió el 51 por ciento de las acciones de Nidera, el equipo que desarrolla el know how argentino en materia de semillas ha adquirido un interesante protagonismo.

“En China advirtieron que la seguridad alimentaria, que es prioridad nacional, no depende solamente de producir granos; sino que deben ir a las bases del desarrollo semillero, a la genética”, manifestó Pablo Bergadá, director del área de Semillas de Nidera.

 

Uno de los principales proyectos en los que el equipo local se encuentra trabajando es la transferencia de germoplasma de maíz.

 

“Estamos entrando en el segundo año de desarrollo y comenzando a testear nuestros materiales en las principales regiones maiceras de China”, describió el agrónomo.

 

 

Importancia estratégica

Cabe recordar que China es el país con mayor superficie de maíz del mundo, con 36 millones de hectáreas sembradas, lo que significa un área superior a la de Estados Unidos.

 

Sin embargo, el rendimiento nacional del cereal es de cinco toneladas por hectárea, muy por debajo de los rindes que se pueden lograr en Argentina. Además, el 70 por ciento de las actividades agrícolas en China son manuales y realizadas en unidades productivas de una hectárea o menos. En ese contexto, mientras ese país trabaja en la creación de unidades productivas más grandes, Nidera contribuye a ese desarrollo exportando genética de avanzada.

 

“La transferencia de híbridos argentinos se realiza principalmente en nueve regiones de la zona central del país, en torno a Beijing, donde se produce el 80 por ciento del maíz. Allí, estamos ensayando una importante cantidad de materiales, que rondan los 1.500 híbridos nuevos. En el tercer año de ensayos iniciaremos los registros”, sostuvo Bergadá, agregando que el proceso de transferencia de germoplasma se basa en híbridos convencionales.

 

Los ensayos comienzan en la Argentina bajo condiciones de aislamiento –ya que no son transgénicos– y luego se trasladan a China. “Disponemos de un germoplasma que tiene una amplitud de híbridos desarrollados desde el Mato Grosso hasta Bahía Blanca. La amplitud y variabilidad es enorme. Dentro de esa diversidad, los que mayor potencial y desarrollo tienen para China son los de madurez de 109 a 124 días, que son híbridos que van desde el AX7822 -el nuevo maíz de Nidera- hasta el más precoz, como el AX852”, apuntó el ingeniero.

Fuente:

Publicidad