16 de octubre de 2015 01:29 AM
Imprimir

Por riesgo sanitario, reubicarán criaderos de cerdos en Posadas

Es para evitar el contagio en humanos de la triquinosis. Detectaron más de 30 en capital, varios en zonas prohibidas

El municipio posadeño continúa con el relevamiento y reorganización de la cría de cerdos y sus correspondientes cadenas alimentarias y de comercialización. Tras casi un año de trabajo, las autoridades relevaron alrededor de 33 chiqueros en la capital provincial, muchos de ellos se encuentran funcionando en zonas prohibidas y con alto riesgo sanitario, según publicó Territorio Digital.

Como medida preventiva para evitar brotes de triquinosis, dentro del marco de control y regulatorio, se conformó un grupo interinstitucional para abordar todas las áreas que entienden en la producción casera o de pequeños productores, teniendo en cuenta que por años varios de ellos se desempeñaron de manera paralela al mercado.

De acuerdo a lo que se informó, las autoridades municipales de la Dirección de Control Alimentario y Medio Ambiente Urbano se reunieron con representantes de distintos organismos provinciales y nacionales, con la intención de concientizar y mantener las medidas necesarias para evitar la triquinosis, la enfermedad parasitaria que es transmitida por carne de cerdo y sus derivados.

El encuentro se concretó en el marco del “Plan de prevención y control de la triquinosis”, en donde se provee de información a distintas dependencias públicas y privadas para evitar casos de contagio en humanos, con la intención de determinar la situación sanitaria de la enfermedad en porcinos de cría, lo cual posibilitará definir medidas de prevención y control específicos.

La directora del área municipal, Ana María Paredes, dijo que de la reunión tomaron parte los del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa); del programa “Cambio Rural”, dependiente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta); los Ministerios del Agro y Salud Pública, la Secretaría de Agricultura Familiar y del Colegio de Veterinarios.

Paredes detalló que desde el comienzo del relevamiento “nos costó mucho porque nos demandó tiempo para detectar a los pequeños productores, y tras la localización de esos productores empezamos a evaluar las condiciones sanitarias en las que estaban esos criaderos, cómo los alimentan a los cerdos y sobre todo qué hacían con los animales”.

Con datos más concretos, las autoridades y agentes de Control Alimentario y Medio Ambiente, empezamos a “contrastar con la zoonificación y nos dimos cuenta que muchos de esos criaderos no estaban en zonas permitidas”, dijo Paredes.

“Nos preocupó mucho el cuidado de los cerdos, porque muchos dijeron que son para consumo propio y en muchos casos nos quedó claro que no es así”, dijo la funcionaria municipal, quien adelantó que “con la tarea de los técnicos del Inta se capacitará a los productores primarios de cerdos, para que empiecen a adecuarse a las exigencias de estas áreas del Estado”.

Es que hasta ahora -en varios puntos de la ciudad capital-, de esos criaderos caseros cercanos a las zonas urbanas se faenaba (o se faena) a los animales y en cuestión de minutos estaban siendo exhibidos y comercializados en distintos locales de la ciudad.

“No podíamos exigirles mejores condiciones de faenamiento porque no había un lugar concreto, ahora que sabemos que el frigorífico El Zaimán también faenará carne porcina, sí podemos hacer un trabajo completo para que los productores se capaciten y mejoren sus condiciones de salubridad y evitar cualquier riesgo de un brote de la enfermedad”, anticipó.

Fuente:

Publicidad