17 de octubre de 2015 11:58 AM
Imprimir

Desempeño récord para unos, cierre inminente de frigoríficos para otros

El gobierno celebra el avance del sector cárnico en su conjunto; desde la industria advierten quebrantos.

La producción y la exportación de carnes (bovina, aviar y porcina) registraron un “marcado incremento” entre el 2002 y el 2014, con lo cual se superó el estancamiento sufrido en el sector durante el decenio anterior, destacó un relevamiento del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

 

El estudio realizado por la Secretaría de Coordinación Político Institucional y Emergencia Agropecuaria precisa que en el 2014 se produjeron más de 5 millones de toneladas de carnes, es decir, 49,8% más que en el 2002, tras un aumento promedio anual de 3,4%. Esa evolución “marca una clara diferencia con el período anterior (1990-2002), en el cual el aumento de la producción de carnes fue prácticamente nulo (de 0,8%), resultando en un promedio anual de crecimiento en la etapa de 0,06%”.

 

La información oficial contrasta con un informe reciente del sector frigorífico que alerta sobre la posibilidad de que varios establecimientos de este tipo no lleguen con sus puertas abiertas a las próximas elecciones.

 

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra) basó su informe en la caída de las exportaciones del sector y en el aumento de los costos de funcionamiento de los frigoríficos exportadores.

 

A modo de ejemplo, la Cámara indicó que en la última década el costo laboral por un operario trepó de 900 a 2.000 dólares, mientras que lo que recibieron los frigoríficos en igual lapso por cuota Hilton cayó de 17.500 dólares en el 2005 a 13.300 dólares en esta temporada.

 

También, según datos de Ciccra, los ingresos por ventas al exterior fueron de 79,7 millones de dólares en agosto del 2015 (-12,4% interanual) y en el acumulado del año la facturación se ubicó en 622,3 millones de dólares (-9,3% respecto del período enero-agosto del 2014).

 

 

La mirada oficial

El análisis oficial remarca que, en los doce años que toma como base, hubo “una mayor diversificación de la producción de carnes, con un incremento del peso de la aviar y porcina en el total”.

 

Concretamente, de los 49,8 puntos porcentuales de crecimiento total, 37,4 lo explican el aumento de la producción de carne aviar, 8 puntos el de la carne porcina y 4,4 se deben a la carne vacuna.

 

Para el 2014 las producciones de carne bovina, aviar y porcina llegaron, respectivamente, a 2,67 millones de toneladas, 1,93 millones y 442.000, mientras las tasas de aumento experimentadas desde el 2002 fueron de 5,9%, 187% y 158%. Esto marcó un fuerte cambio estructural en la oferta: el peso de la carne aviar se cuadruplicó en el total producido (de 9,6% en 1990 a 38,3% el año pasado) y se duplicó la gravitación de la carne porcina (de 4,4 a 8,8%).

 

Como contrapartida fue decreciente la participación de la carne vacuna: de 86% del total de la producción en 1990 a 75% doce años después y a 53% en el 2014.

Para saber más

 Cuánta carne se consume en el país
  • El consumo interno per cápita de carnes bovina, avícola y porcina en su conjunto creció “de manera sostenida” en los últimos años y alcanzó en el 2014 el máximo de 109,9 kilos, lo cual representa un aumento de 16,3% frente al promedio del período 1991-2000, destacó el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.
Fuente:

Publicidad