20 de diciembre de 2010 07:28 AM
Imprimir

Temporada de dudas y expectativas

Esta semana se espera que el Senasa apruebe el calendario de cosecha de peras y manzanas en los valles de Río Negro y de Neuquén. Se pronostica una mayor producción, pero en un escenario plagado de incertidumbres: las pujas salariales, los reclamos de mayores precios y participación de parte de la federación y los niveles de rentabilidad para las exportadoras son el telón de fondo del enclave regional.

Cuando faltan “días” para que se inicie la recolección de las primeras variedades de peras en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, el escenario de esta economía regional presenta más incertidumbres y dudas que expectativas.
Con negociaciones salariales estancadas, con productores que aún reclaman por el valor que recibieron por la fruta entregada durante este año a las empresas -en algunos casos sin haber cobrado un solo peso-, y argumentaciones sobre la escasa rentabilidad de la actividad, el panorama no parece ser alentador para muchos de los actores del circuito frutícola. A eso se suma que hubo un importante incremento de los costos de producción durante este año, lo que agrava aún más el escenario.
Pero esta temporada, aún cuando todavía no se han difundido los datos finales del estudio que permite establecer un pronóstico de cosecha, presenta hasta el momento algunas situaciones favorables: según se supo desde ámbitos técnicos, esta temporada podría haber un mayor volumen de peras y manzanas en relación a la cosecha anterior. También se espera una buena calidad, aunque en el tema de los calibres las opiniones son dispares. Mientras algunos sostienen que hay buenos tamaños, otros adelantaron que podría haber calibres grandes que, comercialmente, no convendría embalarlos.
Frente a la “buena” producción para este año, y teniendo en cuenta otras condiciones, como es por caso la menor oferta de fruta en el hemisferio Norte y la posibilidad que presenta esa situación para esta región, la situación económica y el tipo de cambio de algunos mercados, la fruticultura regional tiene varios aspectos por resolver.

Salarios
Uno de ellos es la cuestión salarial. Días atrás no hubo avance en las primeras reuniones paritarias entre los representantes de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) y la Federación de Productores de Río Negro y de Neuquén con los delegados del gremio UATRE, quienes iniciaron la discusión con un pedido del 40% de aumento. Como se sabe, este componente de todas las temporadas frutícolas de la región también comprende a otros gremios, entre ellos el Sindicato de la Fruta.

Rentabilidad
En cuanto a la rentabilidad del sector, desde el ámbito técnico se indicó que a veces el término rentabilidad no es el más acertado. En determinados momentos, quizás como en el actual, habría que hablar de si el negocio cierra para todos los actores. Esto último se puede dar por la situación de los mercados pero por sobre todas las cosas, por lo interno. “Antes de iniciar cualquier debate sobre la rentabilidad o distribución de los ingresos, que también merece ser analizada en un ámbito técnico y político representativo, debemos tener en cuenta, por ejemplo, el aumento constante de los costos internos. Hoy y desde hace varios años, estamos saliendo con 2 ó 3 dólares más por caja que nuestro vecino y competidor como es Chile”, comentó un especialista, quien reiteró la necesidad de que, de una vez por todas, la distribución de los recursos del negocio frutícola sea analizado en una “mesa” con todos los organismos públicos, los actores y, por sobre todo, el poder político provincial y nacional. “Esto último es vital porque si hablamos de costos internos, si no hay decisión política en rever algunas decisiones, seguiremos en el mismo punto donde nos encontramos”, indicó.
Se habla, por estos días que un 52% del valor FOB de una caja de fruta, es decir puesta en el puerto de San Antonio Este, corresponde a aumentos salariales e impuestos laborales. Se estima que una caja de fruta (de 18 kilos) en la terminal marítima tiene un valor de entre 16 y 17,80 dólares, cifra que estaría revelando sólo costos para colocar la fruta en el buque. 
“Ante el reclamo de los gremios, el aumento de los costos y los calibres que presentaría la producción, habría que preguntarse si en vez de negociar aumentos salariales, ¿no sería mejor negociar más días de trabajo?”, expresó un técnico al introducir un nuevo elemento en el escenario frutícola actual, relacionado a que un mayor incremento de los costos de empaque implicaría trabajar sólo los calibres de mayor salida; con lo cual muchos puestos de empleo verían reducida la temporada frutícola. 

Valores
Por estos días, los productores agrupados en la Federación de Río Negro y de Neuquén están alzando cada vez más su voz en reclamo de medidas relacionadas al cumplimiento de los valores establecidos técnicamente en cuanto a los costos de producción, y a la necesidad de que los actores de la fruticultura junto al poder político provincial y nacional se sienten a una mesa de negociación. Además, el sector comenzó a denunciar la existencia de encuentros y “preacuerdos” en Buenos Aires entre sectores políticos y empresariales.
“Sabemos que se están dando reuniones entre otros sectores y representantes del poder político y a nosotros no nos invitaron. Hoy nos encontramos que los productores independientes estamos solos y sin representación. Los productores estamos en una situación muy compleja y nadie nos está defendiendo”, indicó a este diario la integrante de la comisión directiva de Federación de Productores, Mirta Eberhardt.
Agregó que los productores –que están en entre los gremios y los empresarios- cosechan una vez al año “y no podemos frenar la madurez de nuestra fruta para esperar si arreglamos los precios”.
“La fruticultura regional es una gran industria a cielo abierto. Es un negocio rentable para algunos y los gobiernos deben garantizar un equilibrio entre todos los actores; hoy, los productores independientes están en una situación crítica”, sostuvo y agregó que aún hay productores que no han podido cobrar por fruta entregada durante este año.
“Exigimos en nuestros pedidos que en los encuentros programados estén presentes representantes -con poder de decisión- de todos los sectores de la actividad y que los mismos se desarrollen sobre la base de una agenda de temas previamente consensuada y no que se realicen  preacuerdos para los futuros acuerdos de paz social sin nuestros representantes, como está sucediendo por estas horas en Capital Federal”, sostiene un comunicado dado a conocer por la entidad que agrupa a los productores.
El viernes, la comisión directiva de Federación de Productores tenía previsto reunirse para analizar qué pasos seguir. 

Mayores controles antidroga

Como si fuera poco, todo el entramado a resolver que de por sí tiene la principal actividad económica de la región se sumará un elemento más esta temporada. Claro que nada tiene que ver con la rentabilidad, el tipo de cambio de los mercados, los reclamos de cada sector o la calidad ni sanidad de la fruta, sino que se trata de las consecuencias que dejó el operativo de desbaratamiento de tráfico de droga denominado “Manzana Blanca”.
Aunque puede resultar un dato menor en el panorama frutícola, se sabe que Aduana incrementará los controles esta temporada en todas las sedes regionales y nacionales por donde pase una caja de peras o manzanas. Esto implicaría mayor costo en tiempo, teniendo en cuenta que, a excepción de que el organismo implemente un sistema de escáneres en el Puerto de San Antonio Este, en la sede de Villa Regina y en otros puestos por donde egrese la fruta regional, los “sabuesos” tendrán autoridad para revisar un contenedor u otra carga.
Esto implicaría, por caso, que en la inspección de la carga, haya que despaletizar, es decir, desarmar un pallets (cada pallets tiene entre 1.000 y 1.100 kilos de frutas o entre 50 y 55 cajas de fruta). Cualquiera sea el mecanismo a implementar por la Aduana, cuando menos producirá alguna demora en el movimiento operativo de la carga.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *