19 de octubre de 2015 15:37 PM
Imprimir

El Senasa en alerta por una enfermedad infecciosa aviar

La enfermedad en cuestión es la laringotraqueitis aviar, un mal de notificación obligatoria que se presenta en la Argentina en forma esporádica, usualmente en zonas de alta densidad avícola.

La normativa, que entró en vigencia en julio último, permite establecer requisitos sanitarios para la prevención de la enfermedad, basados en la aplicación obligatoria de medidas de bioseguridad, manejo y buenas prácticas, y la profilaxis médica mediante la implementación de programas de vacunación.

Aunque esta enfermedad está ampliamente distribuida en el mundo en las explotaciones avícolas de tipo industrial, en la República Argentina se presenta en forma esporádica, usualmente en zonas de alta densidad avícola.

Debido a la alta difusión del virus, frente a la detección de un brote de laringotraqueitis, es necesario establecer medidas de prevención y control en los establecimientos de las zonas del foco y sus alrededores.

Los veterinarios, propietarios, encargados o responsables de las aves y los laboratorios de diagnóstico, deben notificar de forma fehaciente e inmediata la presencia o sospecha de dicha enfermedad en la sede central del Senasa o en la oficina local más cercana al establecimiento donde fue detectada.

Por su parte, los veterinarios de este organismo serán los responsables de llevar a cabo las medidas sanitarias que corresponden a estos casos.

La resolución, la N° 333/2015, también establece la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad, higiene y manejo contenidas en las resoluciones del Senasa N° 542/2010 y 106/2013, en todos los establecimientos de una zona con casos sospechosos o confirmados, así como la implementación de un plan de vacunación obligatoria ante la aparición o sospecha de enfermedad.

Esta normativa ha sido consensuada y discutida en el seno de la Comisión Nacional de Sanidad Avícola (CONASA) que funciona como órgano consultor y asesor de la Dirección Nacional de Sanidad Animal de este organismo.

Son miembros de la CONASA, representantes de las cámaras de productores avícolas CAPIA y CEPA, de las agrupaciones de veterinarios especialistas en avicultura AMEVEA y GTA, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de los gobiernos Provinciales de Entre Ríos y Buenos Aires y del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, además de otros representantes de entidades públicas y privadas relacionadas al sector avícola.

La laringotraqueitis infecciosa aviar es una enfermedad viral aguda de notificación obligatoria, listada en el Código Sanitario para los animales terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Afecta principalmente el aparato respiratorio superior de los pollos de engorde y de las aves de postura.

Se caracteriza por presentar signos respiratorios, provocando un descenso en los niveles de producción y un incremento en la mortalidad, con pérdidas económicas significativas para el sector avícola.

Resulta fundamental que todos los productores avícolas del país se comprometan en el control y erradicación de la enfermedad, colaborando con el Senasa y sumándose a la protección de la sanidad avícola del país y al resguardo del estatus sanitario que hoy permite sostener las exportaciones de productos avícolas sin restricciones a más de 60 mercados en el mundo. CE/MAF/AMR (*) Jefa del Programa de aves y animales de granja de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del Senasa.

Fuente:

Publicidad