20 de octubre de 2015 14:45 PM
Imprimir

Según EE.UU. crecerán exportaciones de carne por cambio de presidente

CompartiremailFacebookTwitterSegún el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), las exportaciones argentinas de carne alcanzarían el año que viene un volumen de 280 mil toneladas, el nivel más alto de los últimos siete años. “La mayoría de los exportadores sostiene que la nueva administración nacional introducirá cambios en las políticas […]

Según el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), las exportaciones argentinas de carne alcanzarían el año que viene un volumen de 280 mil toneladas, el nivel más alto de los últimos siete años. “La mayoría de los exportadores sostiene que la nueva administración nacional introducirá cambios en las políticas que mejoren la competitividad de las exportaciones del sector”, precisa el informe.

 


El Departamento de Agricultura identifica a “una moneda local fuerte”, “las limitaciones” para vender al exterior y “a los impuestos a la exportación del 15%” (retenciones), como las políticas que influyen en el desenvolvimiento actual del sector ganadero. “Gran parte de la industria espera que estas políticas se modifiquen dentro de los primeros meses”.

 


Dentro de estas expectativas favorables, los operadores esperan que las exportaciones argentinas de carne fresca a los Estados Unidos se reanuden a principios del año próximo. Por otra parte, si bien hay incertidumbre sobre el estado de las futuras importaciones chinas, los operadores esperan que el país asiático continúe ampliando las compras argentinas durante 2016.

 


La producción de carne bovina se proyecta en 2,68 millones de toneladas (MTn), el volumen más bajo en los últimos cuatro años, debido a una caída en el número de bovinos faenados.

 


El reporte precisa que se espera que más animales se terminen con granos (en feedlots), aprovechando los precios favorables de los cereales y la oportunidad de agregar valor a la producción de maíz. El menor nivel de faena proyectado se fundamenta en una retención moderada de hembras (terneras, vaquillonas y vacas) ya que hay expectativas de mejora en el sector ganadero.

 


Si bien se espera una menor producción de carne, una mayor cantidad de terneros nacidos aportará un aumento en el stock bovino nacional. Las existencias alcanzarían durante el año próximo a 53,2 millones de cabezas, el nivel más alto desde 2008.

 


Según las estimaciones del USDA, “muchos agricultores que producen maíz o sorgo en zonas alejadas de los puertos están comprando hacienda para agregar valor a su grano y evitar una alta carga del flete que, en algunos casos, se llevan la mitad de sus ingresos brutos de grano vendido
“.

Fuente:

Publicidad