21 de octubre de 2015 13:03 PM
Imprimir

La superficie cultivada con soja será casi la misma que en la campaña anterior

El informe preliminar elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires adelantó que la suma de las previsiones de los productores en el país alcanza a 19,8 millones de hectáreas, apenas un 1% por debajo de la campaña anterior

A pesar de la caída del precio del poroto de soja y de los subproductos elaborados, un informe adelantó que la superficie cultivada con soja para la próxima campaña será prácticamente la misma que en la campaña anterior.

 

El informe preliminar elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires adelantó que la suma de las previsiones de los productores alcanza a 19,8 millones de hectáreas, apenas un 1% por debajo de la campaña anterior.

 

“En pocas semanas más nos encontraremos nuevamente en plena ventana óptima de siembra de soja y luego de haber recorrido regiones alejadas a los puertos y relevar intención de siembra a lo largo de toda el área agrícola nacional, como así también de evaluar factores económicos y climáticos, la proyección de siembra previo al inicio del nuevo ciclo es de 19.800.000 hectáreas, cifra que refleja una caída interanual del -1%”, informó la entidad porteña.

 

Según la Bolsa de Cereales, la siembra de la soja es traccionada esencialmente por “su facilidad de manejo, su bajo costo para afrontar los procesos de siembra, una comercialización fluida y la posibilidad de ocupar ambientes de buen potencial que este año estaría liberando el maíz”.

 

Además, el informe indicó que el marco climático previsto, marcado por el fenómeno conocido como El Niño, y que asegura un ciclo húmedo, “garantizaría el pleno abastecimiento hídrico necesario para transitar etapas de crecimiento y desarrollo sin mayores inconvenientes”. Pero, la Bolsa advirtió que, “sin embargo, este factor que a priori se percibe como un beneficio, también podría generar importantes disturbios en amplios sectores de diferentes regiones próximas a los puertos, las que actualmente se encuentran en capacidad de campo e incluso con áreas en donde las napas freáticas afloran o se ubican muy próximas a la superficie del suelo”.

 

En contraposición, los rendimientos de indiferencia (calculados a partir de la relación entre el precio de mercado y los costos de producción) en la mayor parte del área agrícola se ubican muy por encima a los promedios históricos de cada región. Este hecho cobra mayor relevancia en las regiones más alejadas a los puertos, en donde el elevado costo del flete, en combinación con suelos y clima que derivan en un menor potencial productivo en comparación a las regiones núcleo (ubicada en la Pampa Húmeda), incrementan el riesgo de cara a la nueva campaña. Un exceso de lluvias podría derivar en una caída vertical de los rindes.

Fuente:

Publicidad