22 de octubre de 2015 00:41 AM
Imprimir

Protesta de fileteros bloquea ex planta Barillari

Son 43 trabajadores que cortaban pescado en negro, tercerizados por Roberto Funes. El empresario alquila el frigorífico de José Hernández 69. Ofreció 200 cajones, una vez a la semana. La propuesta fue rechazada.

Como muchos otros empresarios, Roberto Funes tiene registrada solo una parte de su personal. Los envasadores, peones y camaristas que trabajan en Fisherman, la sociedad que aparece como locataria del inmueble hasta donde hace unos años funcionó el frigorífico de Barillari, en José Hernández 69.

 

El predio fue noticia semanas atrás cuando se registró un principio de incendio que provocó una pérdida de amoníaco y alarma en todos los vecinos del barrio. Ayer la columna de humo negro que apenas dejaba distinguir una carpa precaria construida sobre la vereda del frigorífico, revalidó viejas imágenes que supo regalar Barillari.

 

Pero Funes también tiene otros obreros, en negro; 43 fileteros que procesan la merluza que le entrega Baldino o alguno de los nuevos dueños de los barcos que eran de Barillari. Ese grupo bloquea el acceso a la planta de José Hernández desde la tarde del lunes.

 

Los obreros denunciaron que Funes hace cuatro meses que no les manda pescado para cortar y les adeuda salarios. Es que hace un tiempo acordaron con el empresario la entrega de un garantizado de 1400 pesos semanales, aunque, avisaron, que lo cobran de manera esporádica.

 

Los fileteros trabajan en San Salvador 4447. La pantalla sería la Cooperativa Bristol, a cargo de Bastiano Discala. Algunos trabajadores ayer no reconocían el nombre de la cooperativa, aunque sí el de su referente. Bastiano siempre como intermediario de Funes, quien les da el pescado para cortar y les paga. O pagaba.

 

El miércoles de la semana pasada estaba acordada una reunión en el SOIP entre las partes para intentar llegar a un acuerdo. Funes había propuesto un arreglo de 3 mil pesos a pagar en cuotas por los dos años de antigüedad que llevan cortando su pescado. Los obreros ya habían rechazado la oferta y tenían la esperanza de alguna respuesta superadora.

 

Antes de la reunión Funes avisó que no estaba en la ciudad y la aplazaron para el lunes. Ese día el empresario ni siquiera mandó una excusa. Los obreros salieron del gremio, doblaron a la derecha, caminaron un par de cuadras, cortaron la calle y comenzaron a prender gomas frente al Frigorífico.

 

Ahí Funes maneja Fisherman. La empresa emplea a 50 obreros, todos registrados bajo convenio del 75. Este grupo de efectivos envasa y congela todo el pescado que el empresario corta en plantas satélites como la de San Salvador 4447. Con este grupo Funes no tiene conflictos ni deudas salariales.

 

“Ofreció 200 cajones de pescado una vez por semana; una propuesta que ni siquiera consideramos”, informó Cristina Ledesma.

 

La Secretaria General  del SOIP estaba reunida con los fileteros al cierre de esta edición para pedirle al empresario que se haga cargo de la gente. “Los compañeros van a seguir con la medida de fuerza y el bloqueo frente a José Hernández”, anticipó la dirigente

Fuente:

Publicidad