23 de octubre de 2015 16:05 PM
Imprimir

Langostino en pleno proceso reproductivo en el litoral bonaerense

Investigadores del INIDEP capturaron ejemplares adultos, huevos y larvas durante un estudio que realizan desde agosto frente a Mar del Plata. A pesar de pescar sin información previa hallaron langostino en el 82% de los lances.

El hallazgo de concentraciones de buen tamaño comercial de langostino mezclado con magrú en la cubierta de los barcos que participaban de la zafra de caballa fue el primer dato.

La abundancia de marisco de talla comercial, que casi detiene el avance del arrastre del costero “Don Mario”, y que luego se tradujo en más de dos mil kilos, fue la segunda señal. La explosión demográfica del langostino patagónico parece haber llegado a las aguas del litoral bonaerense.

En el INIDEP los investigadores del Proyecto de la Pesquería que enfoca al langostino en primer plano quieren obtener más información sobre este fenómeno que amenaza con terminar de revolucionar a la pesca nacional.

Desde principios del año comenzaron a delinear un programa para detectar, analizar y realizar estudios poblacionales y ecosistémicos de langostino en el litoral bonaerense. Para eso se valieron de las nuevas embarcaciones livianas que incorporó el organismo que les permite realizar estudios específicos y de corta duración ya que la autonomía de los truckers no supera el día de investigación en el mar.

“Las actividades forman parte de campañas de investigación, como las tradicionales, pero con períodos más cortos”, explica Paula Moriondo, integrante del equipo que comanda Daniel Bertuche, jefe del Proyecto. “En abril realizamos las pruebas con la red camaronera, diseñada por el Programa de Desarrollo de Artes de Pesca del INIDEP y desde agosto venimos realizando cuatro salidas mensuales para determinar la presencia de ejemplares de langostino”.

Moriondo es Licenciada en Ciencias Biológicas especializada en Pesquerías Marinas. Ingresó al INIDEP en 1999 y desde 2001 se acopló al Proyecto Langostino. “Es una zona que volvió a ser relevada, dado que la información que se tiene del langostino que habita en las zonas costeras bonaerenses es de varias décadas atrás. Hemos hecho lances frente a Mar del Plata, en Bahía Varese y Mar Chiquita, dentro de las 3 millas náuticas. Cada salida implica entre 5 y 6 lances de pesca, con arrastres de 50 minutos cada uno”, detalla la investigadora.

Los resultados confirmaron la hipótesis sobre un incremento de abundancia del marisco en áreas donde no había antecedentes de tal situación. “A pesar de pescar sin información previa que permita optimizar la localización de los lances, encontramos concentraciones importantes frente a Mar Chiquita y Mar del Plata el mes pasado. La densidad máxima puntual fue de 700 kilos por milla náutica cuadrada, que representa casi 50 mil individuos por mn2. Algo sorprendente”, reconoce la bióloga.

Junto con la red camaronera, los investigadores también despliegan redes de plancton, para determinar la presencia de larvas de langostino. “En el 70% de los lances hemos detectado huevos y larvas en sus distintos estadios: nauplii, protozoeas y mysis”, detalla Moriondo.

“En condiciones de laboratorio el ciclo larval dura aproximadamente un mes, a 20°C. En esta época del año el agua está más fría y el proceso se prolonga; hemos detectado larvas que seguramente fueron producto de un desove invernal. Estos ejemplares serán juveniles en el verano y adultos para el segundo semestre de 2016”, completa.

Este hallazgo en aguas bonaerenses hace pensar en un adelantamiento a ese proceso reproductivo. “De agosto a octubre hemos notado una mayor concentración de huevos y larvas. Vamos a intensificar las campañas en los próximos meses y durante el verano para ver cómo evoluciona esta población”, anticipa la investigadora.

Dentro del Proyecto Langostino se está analizando también información genética de las muestras del langostino capturado. “Es un proceso que lleva su tiempo pero podemos establecer si forman parte de las mismas unidades poblacionales de la Patagonia”, revela Moriondo.

Fuente:

Publicidad