25 de octubre de 2015 13:28 PM
Imprimir

Advierten sobre la sanidad de trigo y cebada

En defensa de los rindes.Una experta Lucrecia Couretot, experta del INTA Pergamino, aconseja el monitoreo de los cereales de invierno considerando que entran al período crítico.

La sanidad es un factor determinante en el rendimiento y la estabilidad de todos los cultivos. Particularmente, en los de invierno, como el trigo y la cebada, este momento del año es decisivo para la determinación de su rendimiento ya que están ingresando en el período crítico en la zona central del país, es decir, atraviesan la ventana de tiempo (20 días antes y 10 diez días postfloración) en que se determina el número de granos.

Para evitar fuertes problemas sanitarios, Lucrecia Couretot, especialista en manejo de enfermedades del INTA Pergamino, asegura que es fundamental conocer el perfil sanitario de los cultivares, así se podrán intensificar monitoreos en aquellas variedades susceptibles y moderadamente susceptibles, y tener en cuenta el rendimiento potencial del cultivo.

 
Por eso, la experta hace hincapié en la importancia de la realización del monitoreo.
“Las hojas superiores constituyen la mayor fuente de carbohidratos para este período particular y para la etapa de llenado de grano, por lo que la visita a campo le permite al productor conocer el estado sanitario y diseñar la mejor estrategia para la prevención y control de enfermedades”, dice.
Para la evaluación de los umbrales de control y la definición de estrategias de aplicación de fungicidas, Couretot aclara que, primero, es importante identificar el grado de incidencia (cantidad de hojas enfermas sobre el total monitoreadas) y el de severidad (porcentaje de cada hoja afectado). Y señala que ante un escenario de excesos hídricos, un contexto posible para esta campaña que según los pronósticos será Niño, los productores tendrán que enfocarse en el manejo integrado de enfermedades.

 
Para que no queden lugar a dudas, Couretot explica: “El manejo integrado significa monitoreo permanente, detección temprana y diagnósticos precisos de enfermedades, uso de umbrales y control con fungicidas”, afirma.

 
Por otro lado, la especialista del INTA puntualiza en la necesidad de “identificar correctamente las enfermedades y para despejar dudas, que impliquen confundir síntomas de patógenos, aconseja la capacitación y el envío de muestras a los laboratorios.

 

Los controles en el momento de determinación del rendimiento evitarán pérdidas de granos en volumen y calidad.

 

Manchas y royas 
La especialista del INTA Pergamino trazó el panorama sanitario actual para los cereales de invierno, a modo de alerta para que los productores evalúen en progreso de estas enfermedades.
Couretot sostiene que “en trigo observamos plantas afectadas con mancha amarilla en niveles moderados y altos; mientras que en cebada aparecieron mancha en red, común y tipo spot”.
En cuanto al control, la experta aseguró que en cebada es más complicado debido a que hay escasa variabilidad genética del cereal.
Por otro lado, durante los últimosdías se dieron condiciones ambientales que favorecieron el progreso de roya anaranjada de trigo en variedades susceptibles.

 

“Esperamos que las aplicaciones realizadas, hasta y durante este estadio, sean las que mayor impacto logren en el rendimiento”, alienta Couretot, quien además asegura que se observa la presencia en bajos niveles de incidencia y severidad de roya del tallo del trigo o roya negra del trigo en cultivares susceptibles.

 

“Este incremento en la frecuencia y distribución de la roya negra en la zona podría deberse a la amplia difusión de cultivares de trigo que no son portadores el gen de resistencia a muchas razas de este patógeno. Por eso, el uso de los perfiles sanitarios es una herramienta muy valiosa que permite conocer el comportamiento probable que tendrán los cultivares en una determinada zona”, concluye la especialista.

Fuente:

Publicidad