27 de octubre de 2015 13:34 PM
Imprimir

La cadena de la carne capea el temporal

Bajó el pedido de Roes y muchas empresas ya dieron vacaciones para amortiguar un poco las pérdidas.

El vicepresidente de la Federación de Industrias frigoríficas, Daniel Urcía, explicó que “el sector frigorífico viene mal, está en crisis desde el 2010, agravada a partir de octubre del año pasado por la caída del valor del cuero, que luego se extendió a las menudencias”.

 

“En este último tiempo para el sector exportador con el 15% de retenciones, Roes y tipo de cambio atrasado, cuando el resto de los países del mundo devaluó, la situación se hizo insostenible”, lamentó el ejecutivo. Ahora, bajó muchísimo el pedido de Roes y muchas empresas ya dieron vacaciones para amortiguar un poco las pérdidas. “Están viendo que los subsidios que entrega el Ministerio de Trabajo no son suficientes y no hay respuesta de tipo oficial. Los problemas que tenemos son internos” señaló para Radio Colonia.

 

Urcía aseguró que “en la medida en que en la cadena de ganado y carne no se aborde la responsabilidad del propio Estado y se corrijan los problemas estructurales, nunca se va a salir, y mucho menos con una suspensión como la que se hizo ahora”.

 

Por otra parte, explicó al programa “Siempre que llovio, paro”, que el mercado interno devino también en poco competitivo. “Hoy tenemos 450 mataderos de los cuales el sector mediano no deben ser más de 200 plantas; el gran frigorífico necesita indefectiblemente de volumen y esto es lo que a veces no se entiende”.

 

“Si partimos de la base de que para tener un resultado sanitariamente correcto necesitamos mínimamente unos 30 empleados para una pequeña faena. Hoy en día esto representa 600 o 700 mil pesos, el costo energético es importante, el costo logístico del flete que representa un peso por kilo de carne transportada y si no llevo esto a volumen es imposible ser competitivo. Para conseguir esta escala lo hacen a través de los volúmenes que colocan en el mercado externo, integrándose con las cadenas de supermercados del mercado interno. Después, viene el sector de los carniceros, para lo cual se necesita más personal, porque para cobrar necesita hacer un seguimiento y es muy difícil que un frigorífico grande llegue a manejar ese negocio con eficiencia. Por lo que se conjuga todo para que la crisis se agrave. Vender y cobrar en algunos partidos de Buenos Aires no es para muchos”, señaló.

Fuente:

Publicidad