30 de octubre de 2015 01:23 AM
Imprimir

La OMS y carnes rojas, ¿espaldarazo a la avicultura?

Agencia de la Organización Mundial de la Salud publicó el lunes 26 de octubre un informe en el que asegura que los derivados de la carne contienen elementos cancerígenos y que la misma carne roja “probablemente también".

Gran revuelo mundial causó un informe presentado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), entidad adscrita a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el cual se asegura que los embutidos y otros derivados de las carnes rojas son cancerígenos, además de expresar que la carne roja fresca “probablemente” también lo sea para el ser humano.

 

 

La IARC precisó en su informe que tal anuncio es resultado de una investigación rigurosa que tuvo en cuenta “literatura científica acumulada” que fue “examinada por un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países”. Dentro de sus conclusiones, la mencionada agencia señaló que “la carne transformada fue clasificada como cancerígena para el ser humano, con base en indicaciones suficientes según las cuales su consumo provoca cáncer colon rectal”.

 

 

El reporte del organismo subsidiario de la OMS precisó que los derivados de la carne roja que pueden clasificarse como alimentos cancerígenos son aquellos compuestos por “carne transformada por salado, maduración, fermentación u otros procedimientos destinados a realzar su sabor y mejorar su conservación”. A la hora de aclarar su concepto sobre lo que es carne, la IARC arguye que “la mayoría de las carnes transformadas contienen cerdo o vacuno, pero pueden provenir de otras carnes rojas, o de aves, vísceras o subproductos cárnicos como la sangre”, lo cual no parece excluir del todo a la carne de pollo y otras gallináceas, de pavo, pato o ganso.

 

 

Como era de esperarse, la reacción de los productores de proteína animal no demoró mucho en producirse. Por ejemplo, en Uruguay, uno de los más significativos exportadores de carne vacuna en el mundo, el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernándo Pérez Abella, aseguró al diario montevideano El Observador que “existe una gran confusión sobre lo que es carne y no es carne. Tuvimos un veedor que afrontó la discusión y se preocupó por la gran dificultad que tienen en la definición del producto”.

 

 

Pérez sostuvo que la carne “como tal, no tiene ningún problema”, y reconoció que el riesgo de cáncer aumenta con la cocción o con los embutidos cárnicos, “no está naturalmente en la carne”. Por último, el vicepresidente del INAC dijo que la relación entre la carne y el cáncer es un tema “recurrente”, que “aparece cada un tiempo”.

Fuente:

Publicidad