8 de febrero de 2011 10:43 AM
Imprimir

Buena partida de la fruta

CHILE : El fuerte consumo chino de cerezas y alza de precios en la uva de mesa en Europa dan positivo inicio a los envíos chilenos.

Representan cerca de un cuarto de la población mundial. Lo mejor, es que a los chinos les encantan las cerezas. Símbolo de estatus y buena suerte, por su intenso color rojo, el pequeño carozo parece tener un mercado insaciable en China.Esta temporada, los envíos de cereza chilena a ese país se destaparon. Hasta comienzos de la semana ya superaban las 25 mil toneladas, 80% más que en el ejercicio anterior.Es interesante que los precios cayeran sólo en 10% respecto de 2009-2010, a pesar del fuerte aumento de volumen. Un dato muy llamativo, si se tiene en cuenta que en la temporada anterior había marcado máximos históricos.Se entiende por qué los fruteros chilenos se apuraron para llegar al gigante asiático antes de la semana pasada, fecha en que se celebra el  año nuevo chino -esta vez consagrado al conejo-, justo la época de mayor consumo de cerezas.Arándanos con números azules"Nos beneficiamos del retorno de la confianza de los consumidores norteamericanos en la economía de EE.UU.", con esas palabras Carlos Ferrer, director ejecutivo de SunnyRidge Farms, explica el buen desempeño de los arándanos en esta temporada.Quienes están en el negocio de los frutos azules tienen claro que se trata de un producto de alto valor, por lo que son más sensibles a las oscilaciones económicas.En esta campaña exportadora, el precio típico de una caja de cuatro kilos del berry fue de US$ 22, ligeramente mejor a la temporada anterior. Lo llamativo es que el volumen exportado es sustancialmente mayor. Mientras que a la tercera semana de 2010 se habían acumulado 28 mil toneladas exportadas, a la misma fecha de 2011 se llegaba a 42 mil toneladas.¿Hay posibilidades de que se recupere el fuerte impulso de plantaciones de hace un par de años? Difícil, ya que después de un par de  temporadas complicadas los inversionistas en arándanos se volvieron más conservadores. Lo que sí se producirá será un reemplazo de variedades de menor desempeño, como la rabbit eye, por las de tipo high bush, más atractivas para los consumidores.Comienzan promociones gringasA pesar del esfuerzo por encontrar nuevos mercados, Estados Unidos todavía representa el 86% de los envíos de uva de mesa chilena.Y por estos días comienzan las apuestas más altas en ese mercado. Mientras que los valles tempraneros de Copiapó y Elqui ya están terminando, comienzan a entrar con fuerza Aconcagua y la Región Metropolitana, y con ellos, los grandes volúmenes de la temporada.El tema de la recuperación productiva es importante, pues hasta hace dos semanas la caída rondaba el 11%. La proyección de los analistas de la industria es que, finalmente, la oferta chilena de uva de mesa será casi calcada a la de la temporada pasada."Veníamos con un retraso en el Norte Chico, pero a fines de enero ya se recuperó el tranco. Los precios se ajustaron rápidamente porque los importadores y distribuidores saben que con precios altos la fruta no se mueve mucho en los puntos de venta", explica Juan Colombo, gerente para Norteamérica de Subsole.Para Colombo, el ajuste de valores a pesar de la resistencia de los productores, puede ser positivo, pues una venta rápida puede hacer que el piso de las uvas rojas de calibre pequeño, las más complicadas de vender, se mueva en la parte más alta de la base de precios, que oscila entre los 14 y 16 dólares esta temporada.Eso sí, Colombo explica que una parte significativa de la producción puede ir a parar a un destino distinto que el consumo en fresco. Este año, las empresas vinícolas están muy interesadas en uva de mesa para sus vinos más baratos, debido a la presunción de que les faltará materia prima.También los buenos precios de las pasas están haciendo cada vez más atractivo este nicho. Por eso, si los precios bajan más allá de lo rentable, es probable que un volumen importante de uva de mesa no se exporte.Caída sudafricana  en EuropaLas han visto complicadas los fruticultores sudafricanos esta temporada. Los problemas climáticos ya anunciaban a fines del año pasado una caída importante en la producción de uva de mesa. Para peor, las lluvias veraniegas dañaron muchos racimos.El resultado: una expectativa de caída de hasta 40% en los volúmenes de uva de mesa sudafricana.El efecto en el Viejo Continente, el mercado casi exclusivo para la producción sudafricana, fue inmediato y los precios escalaron hasta casi 50% más que el año pasado.Ese dato remeció, para bien, a las exportadoras chilenas.En la última semana de enero se despacharon desde puertos locales 3.100 toneladas de uva de mesa a Europa, frente a las casi 2.700 toneladas enviadas durante todas las semanas anteriores de la temporada."No es lógico pensar en que esos precios se van a mantener cuando empiece a llegar la mayor oferta chilena, pero van a seguir siendo atractivos. Como Chile, en uva de mesa, está concentrado en EE.UU., el crecimiento de Europa es una muy buena noticia pues ayuda a descomprimir la oferta justo cuando estamos a un par de semanas de que comience el peak de producción chilena", afirma Manuel José Alcaíno, presidente de la consultora Decofrut.Frente a los problemas de calidad de la oferta sudafricana, en las exportadoras creen que el mercado europeo se dividirá en dos bandas de precios distintas: una castigada para las inferiores y otra con valores mejores a los de la temporada anterior, para los de buena calidad.Esa separación hace aconsejable no pasarse de listo y mandar fruta inferior a ese mercado para aprovechar los altos precios.Asia toma colorCon el bosque de consumidores que es China, cuesta ver los árboles que son mercados como el japonés o el taiwanés. Porque, en el caso de la fruta, el resto de Asia también existe.Un caso interesante es Corea del Sur.Luego de una lenta partida tras la firma del TLC bilateral en 2004, las exportaciones de fruta comienzan a tomar ritmo.El año pasado fueron casi medio millón de cajas de uva de mesa. Un punto destacable es que se trata de fruta con buenos precios.Este año se anuncia la tendencia a un mayor consumo de uvas de mesa sin semillas, como por ejemplo las variedades thompson y crimson.Un impacto a tener en consideración por parte de los fruticultores de la zona centro sur, que es donde sale la mayoría de la fruta hacia Corea del Sur.Carozos vuelven a su realidadEsta temporada no se vivió otro "Veranito de San Juan" como en 2009-2010. Esta campaña, el clima no hizo de las suyas con la producción de duraznos y nectarínes. Los volúmenes volvieron a la normalidad y con ello la triste realidad de los precios de esas frutas.Los problemas de calidad y condición de poscosecha terminaron por pasarles la cuenta a los productores de  carozos.En el caso de los duraznos, los precios se movieron entre los  US$ 10 y US$ 12 la caja, frente a los US$ 14 y US$ 16 de la temporada anterior.Sin duda, es un llamado de atención para la renovación de variedades más resistentes a los viajes en barco.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *