8 de marzo de 2011 21:44 PM
Imprimir

Preocupa el descuido en fronteras por paro de empleados del Iscamen

Es por las barreras sanitarias donde se combate la mosca del Mediterráneo

Después del fracaso paritario entre los empleados y las autoridades del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen), los controles sanitarios en las fronteras provinciales se están realizando con las guardias. Por eso, se teme que si la medida prosigue, se perjudique la garantía agroalimentaria. Desde el viernes y hasta mañana, los trabajadores del organismo estatal realizan un paro total de actividades, sin asistencia a sus puestos de trabajo.

    Este personal, generalmente, desempeña tareas en las barreras sanitarias en los puestos limítrofes de Mendoza, llevando a cabo la inspección vehicular. Los oasis centro y sur de la provincia y la Patagonia argentina han sido reconocidos internacionalmente como libres de moscas de los frutos. Así también, ante la presencia de la polilla de la vid (lobesia botrana), las autoridades indican que es necesario cumplir con todos los requisitos sanitarios para evitar la dispersión de esta plaga.

    Por ejemplo, una carga de uva que se pretenda introducir en forma oculta puede proceder del área cuarentenada por la presencia de esta plaga, por lo que se estima que no cumple con los tratamientos cuarentenarios exigidos por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Fabián Calero, responsable de las barreras sanitarias durante el paro de este fin de semana largo, indicó que la huelga de los empleados del Iscamen preocupa, porque se debilitan las barreras sanitarias contra la mosca del Mediterráneo.

    Sin embargo, Calero señaló que, por ahora, no han tenido problema, porque cubren los turnos con personal de guardia (ver aparte). El representante de la entidad que depende del Ministerio de Producción, Tecnología e Innovación manifestó que, como el paro fue anunciado por los trabajadores en el ámbito paritario, es decir, con tiempo, desde el Iscamen armaron un cronograma para cumplir los turnos.

    Calero explicó que, en caso de que siga la medida de fuerza de los empleados, se corre el riesgo de que el Senasa pueda decir que no hay seguridad en los productos y cerrar los mercados. "Después de 15 años de haber logrado un estándar mundial por eliminar la plaga evitando el ingreso vivo de la mosca, principalmente en el Sur y el Valle de Uco, la situación se puede revertir; los que hacen paro no miden las consecuencias", comentó. Una larva que entre a la provincia en una naranja puede generar, siendo adulta, entre 600 y 700 huevos. Por eso es tan importante el control en los límites.

    El reclamo de los trabajadores consiste en mejorar las condiciones laborales, como el pase a planta permanente de unos 40 empleados. Este es el punto de discusión más fuerte, ya que, desde el Ejecutivo, no quieren dar el brazo a torcer e indican que no hay más vacantes.

PROGRAMA MOSCA DEL MEDITERRÁNEO. El propósito de este programa es erradicar la mosca del Mediterráneo de los cuatro oasis productivos de la provincia, con el fin de alcanzar el reconocimiento internacional de área libre de moscas de los frutos. El incentivo para realizar el programa de erradicación de la mosca del Mediterráneo es el de garantizar una condición mínima y necesaria para el acceso de los productos frutihortícolas provinciales a los mercados internacionales. Asimismo, la presencia de recursos, los resultados obtenidos hasta el momento y la existencia de condiciones favorables permiten considerar como muy factible la eliminación de este flagelo.

    Por otro lado, el Programa Barreras Sanitarias se ocupa de proteger a Mendoza del ingreso de plagas y/o enfermedades, preservando el patrimonio fitozoosanitario, requisito fundamental para el acceso a los principales mercados internacionales. Para esto, se fiscaliza el ingreso y egreso del territorio de la provincia de productos de origen animal, vegetal, forestal, flora, fauna y de conservas vegetales y animales. Se cuenta con puestos de control denominados barreras sanitarias en todos los puntos de acceso a Mendoza, dos barreras internas y tres barreras móviles, las cuales funcionan las 24 horas, los 365 días del año.

    Todas estas acciones de control, reguladas por normativas nacionales y provinciales, responden a compromisos contraídos internacionalmente en materia de control fitosanitario. El objetivo último es lograr una posición diferenciada en cuanto a sanidad vegetal, lo cual se traduce en mejores posibilidades comerciales para los productores de frutas y hortalizas de la provincia.  Las tareas del Senasa    El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) es un organismo del Estado que se encarga de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad y calidad animal y vegetal. Además, verifica el cumplimiento de la normativa vigente en la materia. El Senasa entiende asimismo en la fiscalización de la calidad agroalimentaria, asegurando la aplicación del Código Alimentario Argentino para aquellos productos del área de su competencia.

    También es de su competencia el control del tráfico federal, importaciones y exportaciones de los productos, subproductos y derivados de origen animal y vegetal, productos agroalimentarios, fármacoveterinarios y agroquímicos, fertilizantes y enmiendas. En síntesis, el Senasa planifica, organiza y ejecuta programas y planes específicos que reglamentan la producción, orientándola hacia la obtención de alimentos inocuos para el consumo humano y animal. Decomisaron fruta    El Iscamen descubrió el domingo en el puesto de control interno de barreras sanitarias en Ñacuñan, Santa Rosa, unos 80 cajones de uva y 15 de ciruelas, que pretendían ser ingresados en forma oculta al área libre de moscas de los frutos. El operativo se concretó durante el paro que realiza actualmente personal de barreras sanitarias y que ha sido remplazado por guardias especiales, con el fin de continuar prestando el servicio correspondiente en beneficio de la sanidad vegetal de la producción mendocina.

    La carga fue consolidada en el Mercado Cooperativo de Guaymallén y tenía como destino Tierra del Fuego. Al constatarse la infracción, el personal del Iscamen procedió a decomisar toda la mercadería susceptible de ser atacada por mosca del Mediterráneo, por lo que el total del decomiso fue de 347 cajones. El camión, chapa IZT192 de la empresa Don Luis, tenía como escala General Alvear, a los efectos de completar la carga, para luego continuar hacia la Patagonia argentina

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *