22 de marzo de 2011 07:44 AM
Imprimir

Encuentran bacteriosis del kiwi en Chile

CHILE : Resultado prospección SAG – Comité del Kiwi

El Servicio Agrícola y Ganadero confirmó el viernes 18 de marzo la presencia en Chile de la “bacteriosis del kiwi”. Pseudomonas syringae patovar actinidiae es una bacteria específica de este frutal, de cuyo nombre científico (Actnidia deliciosa) toma el nombre. La enfermedad fue detectada en cuatro predios de las regiones de O’Higgins y Maule, en un proceso en el que el SAG trabajó en conjunto con el Comité del Kiwi, laboratorios y universidades para uniformar procedimientos y garantizar la confiabilidad técnica de los resultados.En Italia la enfermedad ha sido muy agresiva y severa en producir tizón en las flores, las cuales se pudren y por tanto disminuye la cuaja. En ese país hay gran preocupación, pues las bacterias son muy difíciles de controlar, por la rapidez de diseminación dentro del huerto. Recientemente fue determinada también en Nueva Zelanda y ya se sabía de su existencia en Japón. Aunque normalmente no provoca daños graves en la producción, puede causar pérdidas importantes en kiwis de variedades amarillas (Golden kiwi) si las condiciones climáticas de alta humedad y temperaturas moderadas a frías permiten su expresión . Cabe señalar que todas las variedades son susceptibles a este patógeno y de hecho en Chile se halló en cultivares verdes.La cepa actinidiae comparte con el cáncer bacterial hasta ahora conocido en Chile (Pseudomonas syringae pv. Syringae) el síntoma de exudar una goma o líquido de color rojo. La similitud de características permite sospechar que la enfermedad específica del kiwi lleve varios años en nuestro territorio, lo que indicaría que en las condiciones climáticas nacionales el problema podría no tener tanto impacto.El término patovar identifica o clasifica una bacteria específica para una especie vegetal. De acuerdo a Wikipedia, un patovar es una cepa de bacteria o grupo de cepas con características iguales o similares, que a nivel infraespecífico están diferenciadas de otras razas de la misma especie o subespecie sobre la base de patogeneidad distintiva a uno o más hospedantes en plantas.En los próximos meses el SAG continuará investigando el problema para determinar su grado de expansión y gravedad. Marco Muñoz, jefe del Subdepartamento Vigilancia y Control Oficial Agrícola de la institución, llamó a los agricultores a colaborar con el reporte en las oficinas del Servicio en caso de observar síntomas sospechosos.Mientras se desarrollan protocolos específicos de prevención y control, el SAG recomienda las siguientes medidas:Capacitación y alerta del personal de trabajo: no debe olvidarse que cualquier infección se inicia desde pequeños focos, por lo que su detección temprana gracias a la capacitación y alerta de todo el personal que trabaja en faenas del kiwi es fundamental para “cuarentenar” oportunamente los focos de infección antes que se conviertan en “grandes incendios”.Manejos agronómicos:1. Buena elección de suelo y clima.2. Buena preparación física y química de suelos.3. Evitar en lo posible el uso de mallas para compensar climas subóptimos o marginales.4. Fertilización nitrogenada moderada.5. Manejo orgánico o semiorgánico de suelos: uso de compost, lombricultura, té de compost, mulch, siembras de praderas que aporten nitrógeno natural para minimizar el empleo de nitrógeno mineral, empleo minimizado de herbicidas sueloactivos y post emergentes, etc.6. Fertilización equilibrada: que considere aportes adecuados de todos los elementos esenciales y no sólo nitrógeno.7. Protección de tejidos en épocas críticas: protección inmediata de cortes de poda con bactericidas, sin olvidar las heridas en faena de amarra de kiwis.8. Curación y retiro de material enfermo: extirpar tejidos contaminados y quema rápida dentro del huerto, idealmente antes de iniciar otras faenas manuales en las plantas.9. Desinfección de herramientas: tijerones, tijeras, serruchos, motosierras, cuchillas anilladoras, cuchillas, cortaplumas y otros en huertos y viveros. Para este efecto puede usarse el permanganato de potasio a 2 g/l o el hipoclorito de sodio (cloro comercial) o de potasio a 1.000 ppm (1 g/l), alcohol etílico al 70% y el dióxido de cloro.10. Aplicación de productos probadamente capaces de estimular la capacidad de defensa interna de las plantas (agentes SAR, como fosfitos de potasio, peróxido de hidrogeno, ácido salicílico, bioestimulantes, etc.).11. Uso de bactericidas biológicos, cúpricos, cloro (invierno), y ácido pera.Medidas profilácticas de personas: se reiteran los cuidados al provenir de países o plantaciones infectadas:1. Desinfección de zapatos a la llegada al país y a la salida de huertos infectados, antes de ingresar con ellos a nuevas plantaciones.2. Desinfección de herramientas usadas en inspección o contacto con plantas infestadas o potencialmente infestadas: cortaplumas, cuchillas, tijeras, etc., con hipoclorito, permanganato de potasio, alcohol o dióxido de cloro.3. Maquinaria y vehículos: pediluvios a la salida de huerto infestados.Alcance de la plagaLa titular de la división de Protección Agrícola del SAG, Grisel Monje, informó que la plaga puede llegar a ser devastadora en ciertos climas. “Afortunadamente en Chile deberían darse condiciones muy especiales para que la bacteria se propagara, por eso confiamos que los efectos van a ser menores”.Según el SAG, la enfermedad se transmite a través de la lluvia, el viento y las plantas, pero no a través de la fruta y no hay riesgo de contagio humano.Red Agrícola

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *