7 de febrero de 2011 07:54 AM
Imprimir

El CSIC obtiene cultivos de especies como el melón resistentes a varias enfermedades virales

El método, que se aplica a especies como el melón o la sandía, se basa en la silenciación de un gen propio de la planta.

Investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado un método para generar variedades de cucurbitáceas (que agrupa especies como el melón, el pepino, la sandía o las calabazas) resistentes a varias enfermedades virales. El método se basa en la silenciación de un gen propio de la planta, de forma que no se introduce ningún elemento ajeno a la especie, lo que reduce las posibilidades de que haya repercusiones inesperadas. El método que estos científicos han puesto en marcha en el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS) está basado en inducir el silenciamiento de un gen de las plantas que los virus necesitan para replicarse. Este gen codifica una proteína que el virus utiliza en su propio beneficio para multiplicarse en las células de la planta. La proteína es una pieza necesaria para que funcione la maquinaria de multiplicación del virus. Si no existe la proteína -porque el gen que la codifica está silenciado-, el virus no puede dar pie a la infección. La peculiaridad de un método es que obtiene una planta mejorada genéticamente sin introducir ningún elemento ajeno a la propia especie, de forma que se reducen las posibilidades de que haya repercusiones inesperadas, explica Miguel A. Aranda, profesor de investigación del CSIC y líder del este proyecto. Otro aspecto interesante del desarrollo es que el gen silenciado es el que utilizan varios virus para su replicación, por lo que inhibir su expresión sirve para proteger a la planta de varias enfermedades, sin necesidad de tratamientos adicionales. Por el momento, los investigadores han centrado sus experimentos en el melón, al tratarse de su especialidad, y de las nueve enfermedades virales que han probado en las plantas mejoradas, en cuatro de ellas las plantas no enfermaban. Las cucurbitáceas agrupan especies de gran interés económico, como el melón, el pepino, la sandía o la calabaza, que se cultivan en los países cálidos, pero las diversas enfermedades víricas que las afectan causan pérdidas económicas muy importantes. Se calcula que cada año se puede perder entre un 10% y un 15% de las cosechas por enfermedades víricas de las plantas y, en el caso concreto del melón, del cual España es un gran exportador, entre un 5% y un 10% anual. Los datos del Anuario General de Estadística del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural reflejan que en el año 2008 se produjeron en España 1.042 millones de toneladas de melón, cuyo valor se estima en 438 millones de euros.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *