4 de abril de 2016 16:20 PM
Imprimir

Se encienden las alertas por alta presión de mosca de la fruta

CHILE : La detección de focos en Quilicura, Conchalí y Valparaíso, llama a maximizar el control en los pasos fronterizos y el aeropuerto, a aplicar nuevas medidas y a fortalecer las campañas de información.

A comienzos de diciembre del año pasado, Chile logró recuperar en todo el territorio la condición de país libre de la mosca de la fruta, al erradicar un foco de la plaga en la comuna de San Esteban, en la Región de Valparaíso, que generó un período de cuarentena de unos siete meses en la zona.

Pero la celebración duró poco. En los primeros días de febrero se detectó nuevamente al insecto -conocido también como Ceratitis Capitata- en Conchalí, en la Región Metropolitana, y luego otro foco en Quilicura. A ellos se sumó en la víspera de Semana Santa un brote en Rodelillo, en Valparaíso. Y se encendieronlas alarmas.

Si bien el país es el único de Sudamérica que se mantiene libre de mosca de la fruta desde 1995 y estas apariciones no ponen en riesgo esa condición, las tres últimas -en zonas urbanas- dan cuenta de la fuerte presión de la plaga desde los países vecinos: las detecciones son de moscas provenientes del Atlántico, según el SAG.

Entre enero y marzo, el número de interceptaciones del insecto aumentó 10% (ver infografía) respecto de 2015, lo que se explicaría por el mayor tránsito de pasajeros, porque la principal vía de ingreso de la mosca son las frutas que traen los turistas.

“Ha aumentado significativamente el número de larvas en frutas que detecta el SAG en las trampas en el aeropuerto y el paso Los Libertadores, y prácticamente en todos los pasos limítrofes. Hay una presión biológica por parte de los países vecinos y las altas temperaturas del verano, que aceleran el período de reproducción del insecto, por lo que tenemos una serie de condiciones que favorecen la aparición de estos brotes”, asegura el director nacional del SAG, Ángel Sartori.

El costo público de controlar los focos actuales bordeará los US$ 3 millones. Aunque valoran las medidas de control que mantiene el organismo, los exportadores y productores creen que el escenario obliga a destinar más recursos al SAG, además de implementar otras iniciativas en los puntos más críticos -especialmente en Los Libertadores, donde en 2015 se registró cerca del 48% de las interceptaciones- y diseñar una campaña de información más efectiva.

Los Andes golpeado

Por su cercanía con Los Libertadores, Los Andes resulta muy golpeado por la mosca.Los fruticultores critican que la revisión sanitaria de los camiones que ingresan a Chile se haga recién en Los Andes, aumentando el riesgo.

Por ello, el productor y ex presidente de Fedefruta, Rodrigo Echeverría, cree que se debe construir un área específica para el control de los camiones a unos 1.200 metros de altura. “Queremos que se emita una ordenanza para que los camiones queden en un lugar fijo hasta que sean revisados por el SAG, porque actualmente cada compañía tiene alguna propiedad en la que los camiones esperan. Esto es algo que debería tener un tratamiento similar al de un antepuerto”, plantea.

Al igual que otros productores, cree que se requiere implementar sistemas más modernos de control, como rayos X. “Lo que queremos es que las revisiones sean efectivas. Que sean lentas o rápidas no es lo relevante. Lo importante es entender que los recursos para enfrentar una plaga son mucho más altos que los que se invierten en controlar la frontera”, recalca el fruticultor, quien estima que el último foco de mosca de la fruta le significó un aumento directo de sus costos de entre 5% a 8%, considerando que en plena temporada de cosecha tuvo que implementar un packing específico para embalar la fruta que estaba dentro del área cuarentenada.

El presidente de Fedefruta, Juan Carolus Brown, añade que los equipos de rayos X debieran implementarse idealmente en los principales pasos fronterizos. “Hay que insistir en que necesitamos contar con equipos más modernos en los puertos y pasos fronterizos, para mantener la buena imagen que tiene Chile en esta materia”.

Fortalecer la colaboración con los pares del SAG en los países vecinos es otro punto pendiente, ya que ninguno está libre de la mosca, por lo que para ellos el control puede no ser prioritaro. “Creo que esta es una plaga complicada de combatir y que, efectivamente, los países vecinos han tenido períodos en los que el control no ha sido suficiente”, afirma Ángel Sartori.

Un avance podría venir de la reunión que tuvo a mediados de marzo el ministro de Agricultura, Carlos Furche, con su par argentino Ricardo Buryaile, quienes acordaron establecer una agenda bilateral, con temas prioritarios para los dos países, entre los que está la sanidad vegetal y animal.

Más información

El video que muestran las aerolíneas antes de aterrizar en Chile y los folletos y afiches que están en los distintos pasos fronterizos terrestres son las principales herramientas de información para los turistas y pasajeros que ha implementado el SAG para alertar sobre la importancia de resguardar las condiciones fitosanitarias.

Sin embargo, en la industria creen que es necesario fortalecer el mensaje del impacto que tiene.

“Un aspecto relevante es la acción educativa hacia los pasajeros y conductores, destacando el daño que genera al país el ingreso de plagas o enfermedades no presentes”, afirma el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas (Asoex), Ronald Bown, entre los aspectos que se deberían fortalecer.

Mirando a largo plazo, también cree que es necesario desarrollar un centro de investigación de las eventuales plagas que podrían ingresar a Chile, con la idea de saber desde antes cómo enfrentarlas, controlarlas y erradicarlas. “Eso debe complementarse con un fondo especial de emergencia fitosanitaria, tal como existe en muchos países, permitiendo así tomar acciones inmediatas”, propone, y agrega que esa herramienta debería funcionar en forma independiente del presupuesto operacional del SAG.

Por ahora, Ángel Sartori adelanta que están preparando una nueva campaña de información en la que se reforzará el llamado a colaborar de las personas y el detallar qué productos se pueden ingresar o no al país. “Lo más importante es que la comunidad entienda que no es posible traer frutas desde otros países. Esas frutas pueden venir con larvas y no las van a ver; por lo tanto, les pedimos la máxima colaboración en ese sentido”, recalca

Fuente:

Publicidad