5 de abril de 2016 02:51 AM
Imprimir

La Colmena, una farmacia a cielo abierto. La Miel

En la actualidad la miel pura o asociada con otros alimentos está indicada como parte de la dieta de pacientes con enfermedades degenerativas de diferentes tipos, senilidad o Alzheimer.

Prácticamente todos conocemos que dentro de una colmena hay varios miles de abejas y que su producto más conocido es la miel. Existen otros y son aquellos los que mayor incidencia tienen en la medicina moderna. En futuras notas hablaremos de ellos.

Es decir hoy grandes laboratorios utilizan propóleos, jalea real y apitoxina para tratar una cantidad, que va en aumento, de enfermedades y lesiones. La miel en cambio tiene su fama, ganada por ser un excelente alimento. Tiene propiedades bactericidas y bacteriostáticas (inhibe el crecimiento y mata bacterias). Es un excelente cicatrizante (utilizado desde cirugías de intestino a quemaduras graves).

Hace ya muchos años el Dr. Pfieder, en Viena demostró su acción estimulante sobre el corazón. Los deportistas de alto esfuerzo la consumen para recuperar calorías. La miel posee 3.395 calorías por kilo, la leche 600-700, los huevos 1.375. Posee dos azúcares simples glucosa y fructosa, estos pueden ser asimilados y depositados en el hígado de manera directa en forma de glucógeno, que es nuestra fuente de energía y es utilizada rápidamente. Se “queman” rápidamente esas calorías. Por esta razón se dice que la miel no engorda y sí el azúcar.

En cambio la Sacarosa o azúcar común necesita un complejo proceso de digestión para poder ser transformada en glucógeno. Razón por la cual en niños y ancianos es altamente recomendable la miel. La miel es impulsora de la formación de fibroblastos, células precursoras de los fibrocitos, estas células intervinientes en todo proceso de reparación de tejidos son activadas por la miel.

Entonces la miel es un cicatrizante, aplicado de modo directo o consumido por vía oral. Además de lo mencionado contiene sales de calcio, hierro, fósforo, potasio. Sales de silicio, bromo, cobre, zinc entre otros. No pueden dejar de mencionarse las enzimas, necesarias para todo ser vivo. Amilasa, Catalasa, Invertasa, Lipasa todas activas en los procesos de digestión.

 

 

Proteínas, Vitaminas y Hormonas, Factores del crecimiento; Inhibinas etc. Por todo esto es fácil comprender el porqué del valor nutricional de la miel. Cabe destacar que no es un producto industrializado, la miel es fabricada por las abejas, allí no interviene la mano del hombre. Así y todo es más que frecuente ver miel adulterada con azúcares.

Para el ojo entrenado son fácilmente reconocibles. Una buena miel debe cristalizar (algunas con mayor velocidad que otras) pero llegado el frío toda buena miel debe ser sólida ,semi-sólida o con tendencia a granular. De color homogéneo y sin estratos de diferente color. Sin espuma ni burbujas. Existen algunas mieles; no en nuestra región; que no granulan debido a su alto porcentaje de humedad. Una de ellas es la miel de Caa-Tay en estado puro.

En cambio la miel de alfalfa, por su elevado porcentaje de glucosa (proveniente del néctar de las flores) solidifica más rápidamente. La miel consiste básicamente en una solución líquida de fructosa, glucosa con pequeñas cantidades de otros azúcares y ya mencionadas algunas otras sustancias. En general la fructosa se presenta en un 40 %,34 de glucosa, 18 % de agua, 2 a 3% de sacarosa u otros azúcares. Es una solución sobresaturada de glucosa que tiende a separarse en forma de gránulos. Esta tendencia es natural y nada puede hacer el ser humano para lograrlo. Consecuencia: la miel sólida es pura y la mayoría que no solidifican están adulteradas.

La adulteración siempre es obra de la mano del hombre. Para evitar la solidificación de una miel pura debe recurrirse al uso del calor y este desnaturaliza gran parte de las sustancias que contiene y las que le dan su categoría de alimento-medicamento. La miel debe ser conservada en ambientes frescos y secos. Esas botellas de miel líquida a pleno sol, que solemos ver en las rutas son de dudoso origen. No existe razón alguna para exigir miel líquida.

La calidad de una miel se determina por su homogéneo proceso de cristalización. Muchas veces se cree que una miel pura oscura es de calidad menor. Muy por el contrario las mieles son oscuras debido a que determinadas flores poseen néctares oscuros y esto se debe a la mayor concentración de minerales que estas tiene. Aunque en el mercado internacional son las menos aceptadas, son de alto valor nutricional.

 

En la actualidad la miel pura o asociada con otros alimentos está indicada como parte de la dieta de pacientes con enfermedades degenerativas de diferentes tipos, senilidad o Alzheimer. Las trazas de polen y propóleos que posee la hacen apta para prevenir diferentes tipos de cáncer como algunos de las vías respiratorias altas o próstata.

Fuente:

Publicidad