7 de abril de 2016 04:25 AM
Imprimir

Faltan el calamar y la merluza disfrazada

En el primer trimestre del año los desembarques en Mar del Plata contabilizaron 71 mil toneladas. Un 19% menos que el año pasado, que a su vez había sido un 6% inferior al 2014. Aumentó la merluza del stock sur.

Sin campañas de investigación desde hace más de dos años como para conocer el estado de las poblaciones de los principales recursos pesqueros, la comparación estadística de los desembarques al menos sirve para comprobar el grado de actividad de la flota.

Mar del Plata sigue conservando la porción más grande de la torta de los desembarques pesqueros nacionales pero esa porción es cada vez más chica. En el primer trimestre del año, con cifras aún parciales, se descargaron en el puerto marplatense 71.123 toneladas entre peces, moluscos y mariscos.

El año pasado, en el mismo periodo analizado, las descargas habían alcanzado las 84.230,6 toneladas. La diferencia del 19% está casi centralizada en el fracaso de la zafra de calamar, que este año apenas aportó a la estadística en la ciudad 11.292 toneladas, cuando en el 2015 había recibido 17 mil toneladas.

Si nos guiamos por el panorama apocalíptico que pintan el SIMAPE y el SUPA, con muchos buques fresqueros amarrados a muelle sin salir a pescar por problemas mecánicos, económicos y otros con el cupo de merluza agotado en un suspiro, los desembarques de hubbsi deberían haberse desmoronado.

Pero la estadística no registra el pico de tensión e inactividad. El stock sur incluso aportó más que el año pasado. Fueron 36.916,8 toneladas declaradas en este primer trimestre, contra las 34.515 del año pasado. Lo que falta es todo lo que se subdeclaraba.

Cómo se explica el fenómeno de más merluza en puerto. “En realidad lo que aumentó fue lo que se declaró pescar”, confió un armador local que tuvo acceso a la estadística. “Hay barcos con buen cupo que lo usaron todo y no tuvieron más remedio que declararlo”, aclaró.

A juzgar por la queja del SOIP, sigue faltando materia prima fresca para procesar. No alcanza con declarar más toneladas, sino que extrañan el que ya no se puede traer disfrazado de otra especie.

En el stock norte, que el año pasado aportó 2 mil toneladas en el primer trimestre, en 2016 no hubo la abundancia de merluza del 2015 al borde del paralelo de 40º, a pocas horas de Mar del Plata, y apenas se desembarcaron 403 toneladas.

La queja de los gremios por la falta de actividad de la flota fresquera ya tenía vigencia en 2014, aunque ese año se declararon desembarques en el primer trimestre de más de 90 mil toneladas, a lo que se sumó lo subdeclarado.

Los desembarques generales en todos los puertos marítimos, al 4 de abril pasado, contabilizaron 132.177 toneladas. Apenas un 7% menos que el año pasado, cuando al 6 de abril, la información oficial marcó 141.379 toneladas.

Del resto de los recursos descargados en Mar del Plata, se destaca la merluza de cola, con 3.378,6 toneladas, aunque para esta especie, como para la polaca, la supremacía es de los puertos patagónicos.

Las rayas nep sumaron 3.700 toneladas, la corvina 2.444 toneladas, el pez palo 2.355 toneladas y el abadejo 707 toneladas.

Fuente:

Publicidad