10 de abril de 2016 01:45 AM
Imprimir

El agua baja estimaciones de soja y arroz

La inestabilidad climática de toda la región obliga a bajar las estimaciones de rendimiento de la oleaginosa. Confirman que las lluvias seguirán, aunque irán perdiendo intensidad. Para algunos tambos, constituye el tiro de gracia.

El buen ritmo de cosecha de la semana anterior se interrumpió por los montos pluviométricos registrados en el centro norte de la provincia, según dice el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción. De hecho, en los departamentos San Javier (con 300 mm.) y San Cristóbal (con 400), los procesos de cosecha de la soja de primera, algodón, maíz de primera, arroz y sorgo granífero, se frenaron. Los productores siguen en alerta y con mucha incertidumbre. Encima, hasta el 12 de abril, los pronósticos prevén inestabilidad climática, precipitaciones de variada intensidad, remarcándose que la mayores montos pluviométricos se manifestarían en el centro y norte de la región, en particular en el departamento General Obligado.

Cultivos

Hasta el 1º de abril se desarrolló con buen ritmo la cosecha de la soja de primera (se había trillado el 15% de la superficie sembrada, es decir unas 134.250 hectáreas). Posteriormente, las precipitaciones condicionaron toda la actividad. Debido al evento climático y período húmedo que se presentó, se ajusta la estimación de rendimiento promedio para la presente campaña de 33 a 34 qq/Ha. En el 90%, el estado de los cultivos es de muy bueno a excelente.

La cosecha de maíz estuvo muy condicionada por el clima, las dificultades para acceder a los lotes y la falta de piso. Se ha cosechado el 99% de la superficie sembrada, es decir unas 52.965 hectáreas. Los rendimientos obtenidos en la semana que cierran la campaña se mantuvieron en los departamentos del sur de la región de 100 qq/Ha; en los del centro del área, entre 85 a 90 qq/Ha y para los del norte entre 70 y 85 qq/Ha. La estimación de rendimiento promedio final de campaña es de 85-87 qq/Ha. El 75% de la superficie sembrada con materiales de segunda presentó estado de bueno a muy bueno, con lotes excelentes.

El arroz promedia el 90% de la cosecha, unas 43.200 hectáreas. El proceso fue interrumpido por las lluvias de los últimos días. En los arrozales que faltan cosechar se observó vuelco de plantas en el agua, lo que impactará en la productividad por el desgrane y en la calidad del grano por manchado y brotado. El rendimiento promedio se ajusta en 48 qq/Ha.

¿Va para largo?

Las actuales condiciones están dadas para más lluvias, pero las mismas irán disminuyendo con el paso del otoño. Según el director científico de la Bolsa de Comercio de Rosario, Dr. José Luis Aiello, el actual episodio de precipitaciones seguirá hasta el fin de semana y, a plazo más largo, los mecanismos de lluvias seguirán activos, aunque van a tender a disminuir. “La influencia del Pacífico irá replegándose”, afirmó. También alertó que las fuertísimas lluvias registradas en Entre Ríos y el centro de Santa Fe, fueron potenciadas por el cambio climático, e indican que seguirán las inestabilidades y el alto riesgo agropecuario.

Según Aiello, están dadas las condiciones para que sigan funcionando los mecanismos de lluvias, y durante el otoño. “Lo que ocurrirá es que las intensidades de las tormentas van a tender a disminuir. En parte, porque saliendo del período estival los fenómenos convectivos son menos intensos. Exceptuando situaciones específicas, que estarán concentradas en subregiones de poca extensión areal, no veo mayores inconvenientes para las tareas de recolección en la zona núcleo”.

El especialista advierte que el Niño se mantendrá hasta mediados de mayo; “después los efectos residuales se hacen más débiles”.

Poco frío y humedad

El Niño, según Aiello, si bien con menor intensidad, continuará hasta la primavera 2016, “y es prudente decir que transitaremos un invierno cuasi-normal (con marcas térmicas algo mayor a las normales) y es crítico volver a tener una idea de las variables que modulan los efectos del Pacífico a partir de agosto, momento en que debemos emitir una visión más acabada para la primavera y el verano”.

También sostuvo que son inestabilidades que se vienen observando desde hace 20 años. “Es fundamental el monitoreo. Hay que tener muy claro que seguirán las inestabilidades y esto se traduce en mayor riesgo agropecuario por efectos climáticos. Al aumentar el riesgo climático hay que usar bien los indicadores de pronósticos climáticos, que son los que nos permiten diseñar las siembras y tomar cualquier instrumento o mecanismo posibles para morigerar el riesgo climático.

El golpe final

El presidente de la Sociedad Rural de San Carlos, Diego Fournell, manifestó que si bien en el centro-oeste del departamento Las Colonias las lluvias no fueron abundantes, igualmente los pronósticos para la próxima semana podrían generar mermas en la calidad y rendimiento de los cultivos. “Sin dudas que las últimas lluvias que vienen castigando a la región desde el viernes complican todo el panorama tanto agrícola y principalmente el ganadero. Estamos empezando con la trilla de la soja, había muchos lotes que se estaban levantando en la zona y ahora vamos a empezar a perder calidad y por consiguiente rendimiento”, anticipó. Fournell agregó que el sector tambero esta muy afectado. “Esto es el golpe final. El sector viene muy complicado y esta situación con pérdida de pasturas y problemas en el bienestar animal terminará por ser el mazazo final para la actividad en gran parte de Santa Fe”. El titular de la entidad anticipó que la situación de cosecha podría reiniciarse en los próximos 10 a 15 días de acuerdo a la situación del piso. “Es muy difícil estimar una pérdida o rendimiento, el primer problema será en calidad y que golpea fuertemente en el precio. Habrá problemas en calidad y tonelaje”, se lamentó.

Fuente:

Publicidad