12 de abril de 2016 23:19 PM
Imprimir

El kirchnerismo quiere limitar la ley de arrepentido

El bloque se reunirá antes de la exposición de Bullrich. Pedirían limitar al juez y sanciones a falsos testimonios

El Frente para la Victoria pedirá cambios en el proyecto de ley sobre la figura del arrepentido, que comenzará a tratarse este martes y tiene como antecedente más cercano el escándalo de Brasil, donde ex funcionarios y empresarios confesaron un sistema de corrupción en la obra pública que dejó al borde de la destitución a Dilma Rousseff.

El proyecto será presentado al mediodía en Diputados por Patricia Bullrich, pero antes el Frente para la Victoria tendrá una reunión de bloque para intercambiar posturas, aunque según pudo saber LPO no hay ánimo para oponerse.

 

La rebelión sólo puede llegar del núcleo duro de La Cámpora, cada vez más aislado en el interbloque y en la Cámara, donde ni siquiera el Frente de Izquierda les presta atención.

 

En principio el bloque kirchnerista presionará por cambios que atenúen la ley, pero no se opondrá frontalmente, salvo que haya alguna presión fuerte de La Cámpora.

“Hemos presentado proyectos en ambas Cámaras, así que no creo que obstaculicemos. Pero sí hay varios puntos a modificar”, adelantó a LPO uno de los diputados del FpV que empezará a debatir mañana el proyecto en el plenario de comisiones, convocado también para tratar procedimientos especiales sobre el delitos de flagrancia.

 

La principal reserva del kirchnerismo es que si bien el proyecto no menciona la opción de arrepentidos en causas de corrupción, le da cierta libertad a los jueces para usar ese recurso cuando les parezca convenientes.

 

Así se deduce del artículo 2, que reseña los delitos en los que puede aplicarse la figura del arrepentido, pero en el inciso h y último aclara que también puede aplicarse en “cualquier otro delito” que lo prevea el juez.

 

Tamaña laxitud habilitaría a los jueces federales a reducir penas en cualquier caso de corrupción que involucre -por ejemplo- al gobierno de Cristina Kirchner.

 

Y en el Frente para la Victoria no están dispuesto a dejarlo pasar, menos después de la cruda confesión del ex valijero Leonardo Fariña sobre la supuestas maniobras de lavado de dinero de Lázaro Báez, en complicidad con Néstor y Cristina Kirchner.

 

Al kirchnerismo tampoco le convence que el proyecto no contemple penalidades agravadas por falsos testimonios de arrepentidos. “Esto puede derivar en una cacería de brujas”, dicen en el FpV.

 

También pedirán que no se extinga la responsabilidad civil, que en muchos casos puede ser tanto a más grande que la penal, cuya reducción posible sí está explícita en el proyecto.

 

Sergio Massa propuso durante la campaña la ley del arrepentido para casos de corrupción.

 

El FpV no es clave para reunir mayoría en Diputados, donde Cambiemos se impuso en las dos sesiones con alianzas circunstanciales con el Frente Renovador y el Bloque Justicialista, una escisión del kirchnerismo que lidera Diego Bossio.

 

En ambos bloques no hay ánimos para frenar la ley del arrepentido, pero también se reunirán mañana temprano para intercambiar posturas.

 

Sergio Massa la propuso durante la campaña y la jefa de su bloque, Graciela Camaño, presentó recientemente un proyecto para protección de testigos e imputados.

 

El bloque de Bossio ya empezó a estudiar el texto y sus juristas intercambiaron llamados con el senador peronista Rodolfo Urtubey, quien participó de la última reforma del sistema penal salteño y estudió los alcances del arrepentido.

 

La coordinación de Urtubey con los dirigidos por Diego Bossio no fue la única prueba de que la bancada de Miguel Pichetto ya no escuchará voces del kirchnerismo duro: Esta tarde el rionegrino hizo girar un comunicado de apoyo a Cristina Kirchner con la identificación de “Partido Justicialista”, sin la sigla FpV.

 

Al menos 15 de los 40 que convoca Pichetto a las reuniones de bloque se autodefinen cristinistas puros. Son los que no incluyó en el comunicado.

Fuente:

Publicidad