13 de abril de 2016 14:49 PM
Imprimir

¿Se podrá cumplir este año con la cuota Hilton?

CompartiremailFacebookTwitterContrafáctica: si Argentina hubiera conservado sólo el stock ganadero que tenía hace nueve años –o sea unos 60 millones de cabezas–, hoy en día produciría, con una tasa de extracción del 25 por ciento y un peso medio de 227 kilos, unos 3,4 millones de toneladas, lo que le permitiría una ingesta de 60 kilos […]

Contrafáctica: si Argentina hubiera conservado sólo el stock ganadero que tenía hace nueve años –o sea unos 60 millones de cabezas–, hoy en día produciría, con una tasa de extracción del 25 por ciento y un peso medio de 227 kilos, unos 3,4 millones de toneladas, lo que le permitiría una ingesta de 60 kilos per capita (la más alta del mundo) y exportaciones por 880 mil toneladas.
Dentro de esa hipótesis, si el consumo se redujera además a 55-56 kilos como hoy, la exportación podría haber alcanzado el millón de toneladas. En los últimos 10 años se han perdido entre siete millones y ocho millones de cabezas, las exportaciones pasaron de 750 mil a 200 mil toneladas y el consumo bajó de 61 a 56 kilos. En 10 años, el precio de la carne al mostrador subió 15 veces y los salarios 13 veces. Cayeron el stock, la producción, las exportaciones, el consumo y la carne se encareció en relación con los salarios.

 

Comercio exterior
Las exportaciones siguen sin reaccionar: en febrero habrían sido de sólo 17 mil toneladas, un ocho por ciento de la demanda total, aunque otras fuentes diferentes a las que utilizamos usualmente hablan de sólo 14 mil toneladas embarcadas. En los dos primeros meses del año, y de acuerdo con los registros del Senasa, los embarques habrían caído un 16 por ciento con respecto al primer bimestre del año pasado.

El 18 por ciento de lo embarcado se compuso de cortes Hilton, principalmente con destino a Alemania y Holanda; un 23 por ciento a Chile, un 21 por ciento a China, un 20 por ciento a Israel, un cinco por ciento a Rusia y un cuatro por ciento a Brasil.
Con respecto a un año atrás, no hay cambios de importancia en el destino de nuestras exportaciones.
Pese al importante volumen de cortes Hilton exportados en febrero, de acuerdo a los datos oficiales de la Unión Europea, el acumulado desde julio último indica que en los ocho primeros meses del año la Argentina embarcó a la UE unas 15.000 toneladas de cortes finos, un 71 por ciento del cupo adjudicado. Faltando tres meses efectivos para la finalización del año 2015/16, puede calcularse que este año quedarán sin cumplir unas siete mil toneladas otra vez.

 

 

 

“Feedlot”

Después de la fuerte suba en el costo de la alimentación, ¿quiénes van a seguir encerrando este año?
1) Los que producen su propio alimento (maíz, silaje, rollos), y que tienen un costo de alimentación entre 15 y 20 por ciento más bajo que los corrales que deben comprar en el mercado todos los insumos.
2) Los que tienen al feedlot como un eslabón más de un negocio que incluye al corral, pero también la faena, la distribución e inclusive la venta minorista, compensando con la rentabilidad de estas actividades eventuales perdidas en el feedlot. Es el caso de muchos matarifes, frigoríficos y hasta cadenas de supermercados regionales.
3) Aquellos corrales integrados con la recría, que una vez comprado un ternero liviano le agregan 100-120 kilos a pasto, con un costo de 10-12 pesos por kilo ganado, lo que baja el precio neto acumulado al cual entra al corral el novillito de 250 a 300 kilos.
4) Los que aprovechan subproductos, como la burlanda, que lejos de los puertos se consigue a precios muy ventajosos. Lo mismo sucede con los feedlots, por ejemplo en La Pampa o Santiago del Estero, que pueden comprar maíz a 1.400-1.500 pesos por tonelada, con una relación novillo/grano de 16-18 a 1.
5) Los que no hacen cuentas, que no tienen una idea precisa de cuál es su costo real por kilo ganado en los corrales, que a menudo también subestiman los costos de comercialización de entrada y salida y “no les interesa ver el número real”.

Fuente:

Publicidad