14 de abril de 2016 18:46 PM
Imprimir

Recomendaciones ante campaña sojera austera

PARAGUAY : Está en marcha una nueva campaña sojera , el principal rubro agrícola de Paraguay y uno de los pilares fundamentales de la economía paraguaya. Las condiciones no son las más favorables, hubo productores con pérdidas y pocas ganancias en la campaña pasada e inicia la actual con altos costos de producción y precios bajos. El economista Manuel Ferreira Brusquetti presenta el escenario económico y brinda algunas recomendaciones.

Mucha cautela para las inversiones y endeudarse lo menos posible si se tiene disponibilidad en los bancos para enfrentar la nueva campaña sojera, fueron algunas de las recomendaciones
del economista Manuel Ferreira Brusquetti en un análisis de la presente campaña sojera, donde los costos de producción por hectárea están en torno a 665 dólares por cada unidad de superficie. Si se toma como referencia un precio de 330 dólares la tonelada, para llegar al punto de equilibrio o, en términos más coloquiales, “empatar”, la cosecha debería arrojar una productividad de
1.840 kilogramos por hectárea.

 

Según el estudio de costo de la consultora Investor, dirigida por Ferreira Brusquetti, si se logra un rendimiento promedio de 2.765 kilogramos por hectárea, la ganancia del productor seria de 248 dólares por hectárea.

 

Ferreira resaltó que en la campaña sojera 2014 – 2015 hubo una pérdida de producción  total de un 14%. Esa pérdida estuvo más concentrada en el sur de la zona agrícola, específicamente sur de Alto Paraná e Itapúa, donde los efectos negativos fueron  bastantes más fuertes de lo que se esperaba anteriormente, producto de una sequía que  afectó sobre todo a la soja tempranera.

 

A esto se agregaron dos agravantes, por un lado se entró a sembrar con insumos más caros y, por otra parte, los precios habían bajado en el mismo periodo de tiempo. Esta situación impactó a mucha gente.

 

El economista afirmó que hay un sector que sí ganó dinero. Corresponde al de aquellos  quienes sacaron buenos rendimientos quienes lograron un margen de ganancia de 200 dólares por hectárea, que es significativamente menor a los años anteriores.

 

Mucha de esta gente también tiene compromisos financieros importantes, en la mayoría de los casos porque compró campo. Estas personas habían calculado pagos de cuotas de esos  compromisos financieros, con una soja a un precio determinado, con lo cual estimaron  un margen determinado, sin embargo esta situación no se dio y no alcanzó para llegar a meta. Eso exigió reestructurar la totalidad de esa deuda.

 

Mencionó que el año pasado también se tardó mucho para cerrar los precios, esperando a que suba, aunque eran estimaciones infundadas. Ante esta situación se dieron dos cosas, primero tardaron en reconocer las pérdidas que era un problema y, segundo, tampoco se disponía de  efectivo para poder enfrentar la compra de insumos para la nueva campaña.

 

Entonces, la compra de insumos que empezaba normalmente a partir de abril y mayo se dilató, pues no se cerraban los nuevos contratos para la campaña 2015/2016. Por consiguiente, eso también generó todo un atraso en la cadena en general en compra de fertilizantes y agroquímicos.

La realidad actual. Resaltó que estamos entrando nuevamente en una campaña con costos relativamente caros. Además con una soja y un trigo con bajísima rentabilidad, incluso en casos de muy uena cosecha.

 

Se presenta un gran refinanciamiento de toda la deuda, lo cual presionó mucho sobre ciertas empresas que tuvieron que bajar sus márgenes de ganancia para poder tratar de vender los productos que tenían, por el atraso, y eso obviamente tienen un costo financiero elevado. Todo esto genera un ambiente bastante peculiar en las zonas de producción.

 

“Entramos en una campaña con costos que no van a ser bajos, con precios que posiblemente  no se van a recomponer todavía durante la presente campaña, porque se tienen que dar ciertas condiciones para que eso ocurra. Para que se recompongan los precios debería de haber un petróleo más alto y una cosecha en Estados Unidos no tan buena como parecería que va a ser. Además hay otro factor que es la devaluación de la moneda de China que está apretando los precios para abajo”. Por estas condiciones, el economista considera que  los precios seguirán manteniéndose en los valores actuales en los futuros.

 

Recomendación. Ante esta situación Ferreira Brusquetti recomienda ser muy cuidadoso en las inversiones. “Creo que no es un buen año para las inversiones, creo que se va a tener que revaluar el flujo de caja estimado y ver realmente que es lo que se puede hacer”, consideró.

 

Estima que probablemente haya mucha gente que asumió compromisos a los cuales  no van a poder hacer frente, con estos márgenes, por lo menos no en el corto plazo.  Dijo además que las imposibilidades de refinanciar deudas contra maíz y trigo hacen  que la campaña sojera sea más riesgosa de lo que había sido años anteriores, por lo cual el  productor debe tener mucho más cuidado de cómo se financia.

 

Resaltó que hay muchos productores con disponibilidad en los bancos. “Sería muy bueno, no recurrir en la medida de lo posible a créditos y tratar de utilizar el propio capital que se tiene para ahorrar los costos financieros vinculados a eso y también con eso pueden conseguir mejoras en precios en la compra de insumos”.

 

Concluyó sobre este punto que este año hay que estar muy atentos, muy quietos  y muy finos en los números. Posiblemente hay impacto sobre los precios de los campos. En casos de arrendamiento, la situación se complica, porque los puntos de equilibrio se incrementaron bastante. Por ello, los que trabajan en campos arrendados deberán renegociar los parámetros que venían utilizando, porque de lo contrario van a trabajar gratis, advirtió.

 

Propu est a de agregar valor. Ante la situación crítica de la producción primaria que no proyecta una reversión inmediata, el economista recomienda a los productores no casarse con  un solo rubro. Dijo que la suplementación de ganado es un buen negocio en todas las especies y es una buena idea agregar valor al grano convirtiéndola en carne.

 

Dijo que también el negocio forestal es interesante y hay posibilidad de otros rubros agrícolas como la yerba mate, frutícola, etc. También puede ser un negocio interesante invertir en la propia capacidad estática que uno tiene. “Todo lo que sea estabilizar la producción va a ser muy importante, porque actualmente estamos con costos altos, precios bajos y si encima hay mala producción sería la tormenta perfecta”, resaltó.

 

Instó a buscar como salida interesante ver la forma de estabilizar la producción, para lo cual todos los programas de siembra de agricultura de precisión son muy interesante. Entre ellos sugirió pensar en sistemas de riego. “Creo que las condiciones están dadas para que esto se recupere oportunamente. Una recuperación que, dado los elevados niveles de stock, no creo
sea muy pronta”, finalizó.

Fuente:

Publicidad