16 de abril de 2016 10:21 AM
Imprimir

Riesgo de contagio en la UE al detectarse de focos dermatosis nodular en bovinos de Bulgaria

El Magrama ya ha instado a la comunicación "inmediata" de cualquier síntoma en el país.

Bulgaria ha declarado sus dos primeros focos de dermatosis nodular contagiosa en ganado bovino en la región de Haskovo (sureste del país), según ha informado este viernes 15 la Red española de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve). En un comunicado, la Rasve ha señalado que ambos casos fueron detectados por sospecha de síntomas compatibles con la enfermedad. Ha detallado que el primer foco se declaró en una explotación con 21 bovinos -de los cuales 4 presentaban signos clínicos- mientras que en el segundo foco había un censo de 75 bovinos, observándose en siete de ellos signos clínicos. La investigación epidemiológica preliminar no ha revelado hasta la fecha el posible origen de dichos focos.

   Todos los animales de las dos explotaciones han sido sacrificados y se han adoptado las medidas de control previstas en la Directiva del Consejo 92/119/EEC de 17 de diciembre de 1992, estableciéndose una zona de restricción que comprende 13 regiones del sur de Bulgaria, según ha detallado la Rasve.

    Además de estos dos focos confirmados, ha sido notificada la sospecha de la enfermedad en un bovino perteneciente a una explotación con 33 bovinos en pastoreo libre localizada en la región de Stara Zagora, vecina de la anterior.

Advierten del aumento del riesgo de contagio en los países de la UE

    Sobre este último caso, se han enviado muestras al laboratorio y se está a la espera de recibir los resultados, si bien la explotación ya ha sido puesta bajo supervisión veterinaria y se prohíbe cualquier movimiento de los animales.

    La Rasve ha asegurado que la circulación de este virus sigue activa en Grecia habiéndose extendido, pese a las medidas instauradas, a otros países previamente libres de la región, como ha sido Bulgaria, “hecho que hace que aumente el riesgo para el resto de países de la UE”.

    Ante esta situación en Los Balcanes, desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) han resaltado la importancia de la comunicación “inmediata” de cualquier síntoma compatible con la enfermedad así como de la aplicación de medidas de control en movimientos de riesgo.

    Los síntomas se suceden en diferentes etapas tras la infección y se caracterizan por el desarrollo de nódulos en la piel del animal, inapetencia, salivación intensa u opacidad corneal, que puede originar ceguera en el animal.

    La Rasve ha recordado que es una enfermedad vírica que ataca al ganado bovino -sin que afecte a las personas- con una mortalidad “muy baja”, si bien las pérdidas productivas “pueden ser muy importantes”.

 

Fuente:

Publicidad