13 de agosto de 2011 14:46 PM
Imprimir

Exportadoras regionales: cómo modificaron sus destinos

Algunos cambios en las tendencias de las top ten frutícolas.

Las exportaciones regionales de peras y manzanas hacia los mercados de ultramar representan dos tercios del total de las ventas externas de nuestras pomáceas. El dato marca la importancia que tiene este mercado para la fruticultura del Valle. Pero en ultramar, a su vez, encontramos todo tipo de negociaciones. Desde la oferta, hay operaciones que terminan haciéndose 100% a consignación, otras que se concretan pagando una parte importante del valor FOB (precio de la fruta puesta en puerto de origen) al contado, previo al embarque de la mercadería, y por último están los casos en los que se toman alternativas intermedias entre estas dos opciones. A su vez ultramar muestra una variación de precios sumamente importante. Este año, por dar un ejemplo cualquiera, no fue lo mismo vender una caja de peras argentinas en el norte de Europa que en el Mediterráneo. Y las cotizaciones también reflejan dispersiones cuando se comparan los retornos obtenidos entre Estados Unidos y Rusia por esa misma fruta que llega del Valle. Son muchos los ejemplos que podemos seguir mencionando y la pregunta sería entonces, ¿por qué no se coloca la fruta de la región en aquellos mercados de ultramar donde mejor se paga? Desde el sector empresario llueven las críticas sobre la calidad de fruta que todos los años se comercializa y, frente a ello, los ejecutivos aseguran que gran parte de nuestra oferta exportable se orienta a mercados con bajos precios finales sencillamente porque no tiene la calidad adecuada para los destinos exigentes. Es un argumento. Ahora bien, lo que nadie sabe es cuánto se pierde por las malas decisiones empresarias a la hora de negociar el destino de la venta de un barco con fruta.javier lojo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *