23 de abril de 2016 19:56 PM
Imprimir

Buryaile habló de la situación del agro

Buryaile habló de la situación del agro

En el marco de la Jornada Nacional de Malezas que se realizó ayer en la sede de INTAOliveros, en Santa Fe, el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, dijo que se perderán 3.330.520 toneladas de soja por las inundaciones, según estimaciones del Ministerio. De esta manera, proyectan que la cosecha caerá un 5,46% respecto de los 60,9 millones de toneladas que se esperaban el mes pasado, por lo que alcanzaría un total de 57.586.530 toneladas.

De todos modos, todavía es temprano para hablar de números, porque la lluvia no terminó y hasta que no baje el agua no se puede hablar con objetividad”, señaló Buryaile, y reconoció que la situación es “muy crítica”, sobre todo en las zonas más afectadas, que se extienden desde la capital de Santa Fe hasta San Francisco, al noreste de Córdoba, donde se perderán “miles de millones de pesos”. Según explicó Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que presentará un informe con más datos esta tarde, hasta ahora la recolección se encuentra completamente frenada en esa región por los excesos hídricos, aunque en otras zonas la situación ya se estaría recomponiendo.

Durante la conferencia, el ministro aseguró que lo que más le preocupa es la situación de los tamberos, a los que consideró como “los más afectados por las inundaciones”. “Estamos pre- parando una línea de crédito en conjunto con el Banco Nación y el Banco Provincia, esto sumado a la exención impositiva por la emergencia agropecuaria debe ayudar a recomponer la situación crítica por la que atraviesan”, adelantó.

En tanto, aseguró que evaluarán con el INTA la cantidad de daños y analizarán si se necesitan mayores herramientas.

Por su parte, el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, también presente en la jornada, lamentó la pérdida de rentabilidad en la cadena, principalmente en el caso de los productores, que cobran un precio por litro de leche muy por debajo de lo que paga el consumidor en las góndolas. “Nos duele que cierren tambos, estamos trabajando con la industria para que distribución sea más equitativa”, expresó.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, estuvieron en el evento y se refirieron a un convenio que elaboraron para productores de la región, que incluye un plan de financiamiento para las usinas lácteas y tamberos. Mediante este programa, se otorgará el pago en doce cuotas con tasa cero de las últimas tres boletas de electricidad, lo que regirá también para las más de cien empresas lácteas locales.

Además, lanzarán una asistencia en tambos de hasta cien vacas con un subsidio de $ 400 por animal por única vez para la compra de alimentos.

También darán a conocer una estrategia destinada a economías regionales, que se compondrá de un paquete de estímulos para la cosecha de arroz, los zafreros y la horticultura.

Ante las quejas de los últimos días por parte de productores de cerdo por la supuesta creciente importación de carne porcina proveniente de Brasil, Buryaile aseguró que “el sector no debería preocuparse, ya que los números no son significativos”. “La forma de prohibir la entrada no es cortando el vínculo ni tirando mala onda al país vecino, porque así se cierran los mercados”, sostuvo. “Tenemos acuerdos comerciales con Brasil que hay que respetar”, dijo el ministro, y pidió tranquilidad en relación a los anuncios del dirigente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos, Juan Uccelli, que había dicho que no había controles a fondo en la Senasa, lo que traía riesgos como la posible llegada de enfermedades como el síndrome reproductivo y respiratorio Porcino.

Fuente:

Publicidad