25 de abril de 2016 16:29 PM
Imprimir

Desde los Frigoríficos alertan por exorbitante suba de costos

Por energía eléctrica se pasó de pagar 400 mil pesos a más de un millón, también se acordó paritaria del 20%, pero semestral.
Los empresarios del sector frigorífico están alertando por los importantes incrementos de costos que se vienen registrando en los primeros meses del año lo que se combina con una alta presión fiscal y la baja anunciada del más importante de los sub-productos ganaderos, el cuero, por parte de las curtiembres. 
 
Desde FIFRA (Federación de Industrias Regionales de la Argentina) señalaron que las facturas de electricidad están llegando con subas que van de 160% a más del 300%. “En un frigorífico mediano que pagaba 400.000 pesos el valor de la tarifa eléctrica ahora supera con holgura el millón de pesos”, indicó Daniel Urcía, presidente de la entidad, quien agregó que hay preocupación por la posibilidad de que también haya subas en el valor del gas, otro insumo vital para las empresas faenadoras.
 
Además, otro costo que sostuvo una fuerte suba fue el gasoil lo que encarece los costos logísticos. “El impacto del gasoil es de 1,50 peso por kilo de carne, alto para una actividad con números ajustados”, dijo el dirigente de FIFRA empresario quien además destacó que en abril entró en vigencia la suba salarial por paritaria que se acordó con el gremio de la carne en 20% abril rige los salarios de abril se pagarán con una suba del 20% acordada para el primer semestre del año lo que significa que en pocos meses habrá otro incremento. Ese incremento repercute también en los aportes y el costo de la ART que pagan las empresas frigoríficas.
 
Urcía destacó que en este contexto es necesario corregir las distorsiones impositivas y reducir la elevada presión fiscal. Al respecto destacó que: “en un trabajo de IERAL de 2013 se demuestra que el precio de la carne aumenta 78,6%. Es necesaria la revisión de la aplicación de Ingresos Brutos y del Impuesto al Cheque (el primero de resorte provincial y el segundo sería facultad del Presidente)”. 
 
Al tiempo que se encarecen los costos desde el sector curtidor anunciaron a los frigoríficos una caída en el valor del principal subproducto ganadero, el cuero, que permite sostener los costos de faena y del que se desprende el “recupero” que se paga a los usuarios. Todavía no se conoce la magnitud de esa caída, pero desde FIFRA explicaron que las empresas no pueden absorber esas variaciones de precios lo que las implicaría su traslado al valor de la carne o de la hacienda en pie.
Fuente:

Publicidad