20 de enero de 2010 13:39 PM
Imprimir

Cría de lombrices

La lombricultura es una actividad que permite descomponer y utilizar los restos vegetales y animales por acción de las lombrices, para producir un abono natural llamado humus de lombriz, el cual es un excelente nutriente para la huerta o pequeñas parcelas de cultivos.

El proceso de obtención es sencillo y requiere un corto tiempo, pudiendo emplearse los recursos existentes en la propia finca del productor.

Las lombrices rojas californianas pueden criarse en cautiverio, en tablones o camas especialmente construidas para el efecto. Esta especie es la recomendada porque se habitúa a vivir en cautiverio. La lombriz respira por la piel, no tiene dientes y chupa los alimentos por la boca. Cada lombriz vive en promedio 4 años, pudiendo llegar hasta los 16 años.
Cada lombriz come por día el equivalente a su peso corporal. Se estima que unas 50.000 lombrices consumen unos 50 kilogramos de materia orgánica en descomposición. De los 50, 20 kilos les sirven para su mantenimiento, y los 30 restantes son eliminados o excretados en forma de humus. Es decir, que el sevo’i rekaka, o excreta, es el humus que se usa como abono.
El buen desarrollo de las lombrices en la cama de cría se da entre los 18 ºC y 25ºC, con un porcentaje de humedad de entre 40% y 80%.

CAMA DE CRÍA

La cama de cría es el lugar donde se pone el alimento y se crían las lombrices. Es recomendable que esta se construya sobre la superficie del suelo para evitar la inundación en días de lluvia. El lugar de la cama de cría debe contar con lugares sombreados, donde el sol no incida directamente sobre la misma. Se debe nivelar el suelo. Las paredes de la cama pueden ser de madera, ladrillo o tallos de cocotero u otro material disponible en la zona.
Las medidas de cada cama varian según el lugar de que se dispone. Una alternativa es de 1,5 metros de ancho x 20 metros de largo con una altura de 30 centímetros.
Es aconsejable construir dos camas separadas por un caminero de unos 80 centímetros.

MANEJO

Primeramente se coloca el alimento en capas de 10 centímetros, luego se riega bien; al día siguiente colocar otra capa de alimento y regar nuevamente.
Esperar otro día más y luego sembrar las lombrices.
La siembra de lombrices se realiza en forma cuidadosa empleando guantes y distribuyéndola en montones homogéneos sobre la superficie de la cama.
La cama se debe mantener siempre húmeda y con cobertura evitando los rayos del sol en forma directa.
Los alimentos no se deben aplastar ni compactar, y si eso ocurriere, se deben remover para que penetre el oxígeno.
La cosecha se realiza luego de 3 meses de la siembra. Primero, se cosechan las lombrices y luego el humus. Para el efecto, se debe tener en cuenta la ausencia de huevos en la cama, y el humus debe tener un color negro, granulado y sin olor.
Una técnica para la cosecha de las lombrices es colocando sobre y a lo largo de la cama, un alimento trampa, con 15 centímetros de alto y 30 centímetros de ancho, regarlo abundantemente y luego de 3 días se debe recoger todo el alimento trampa conteniendo a las lombrices para llevarlas a otra cama de cría.
Otra técnica es dejar de regar un día; las lombrices irán más abajo y se podrá cosechar la superficie.
Repetir dos veces la misma operación hasta que quede la menor cantidad posible de lombrices dentro de la cama para cosechar el humus, que deberá ser colado y secado a temperatura ambiente. Finalmente, se realizará el envasado y venta, o la aplicación directa a los cultivos agrícolas.

Ing. Rodney Filippini
Técnico especialista de producción agrícolaaen producción Agrícola.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *