28 de abril de 2016 16:30 PM
Imprimir

El certificado halal abre puertas a la exportación

MEXICO : Una decena de empresas presentan en la feria productos adaptados a las demandas del público musulmán

Hay 1.600 millones de musulmanes en el mundo y una parte importante de ellos siguen las pautas de alimentación fijadas por la ley islámica: nada de cerdo, ni alcohol, ni sangre y el sacrificio de los animales en los mataderos debe hacerse siguiendo unas condiciones muy concretas. Se denominan alimentos halal y se han convertido en una oportunidad de negocio para la industria.

En Alimentaria se celebró ayer un congreso que reunió a diversas empresas que comercializan este tipo de productos y la imagen rompía los estereotipos: prácticamente todos eran empresarios occidentales que han visto en el halal una oportunidad. El sector ya mueve en España 1.000 millones de euros. Hay grandes empresas como Freixenet y Damm, que distribuyen bebidas sin alcohol, y pymes que venden carne (el producto más clásico) pero también caldos, papillas para niños y bollería industrial. Incluso chucherías como las de Wonkandy, que se venden en Harrods de Londres y están a punto de abrir tiendas en el golfo Pérsico.

Bebidas sin alcohol con garantía halal
Bebidas sin alcohol con garantía halal (Kim Manresa – LVE)

Todos los productos tienen algo en común, la etiqueta “Garantía halal”, expedida por el Instituto Halal de Córdoba. Es el principal certificador español. “Los compradores hacen controles de ADN y tienen tecnología punta para detectar cualquier traza de porcino”, explica Tomás Guerrero, director de desarrollo del Instituto, por lo que “para conseguir el certificado se hacen auditorias y se vela de manera continuada por su cumplimiento”. Eso ha llevado a cambiar los procesos productivos de empresas como Andreu Alimentació. “Cada domingo se desinfecta minuciosamente la línea de producción y el lunes las primeras pizzas que se hacen son las halal”, explica Toni Rosell, responsable de exportaciones de la compañía. Las pizzas que salen de Sant Fruitós de Bages se venden en la principal red de supermercados de Marruecos desde hace cuatro años. Ahora buscan saltar a Argelia, el primer mercado exportador para las empresas españolas del sector, seguido por Marruecos. Los otros destinos más habituales son Francia y Reino Unido.

El mercado halal crece a un ritmo anual del 20% y gana cada vez más peso en España. “Los dos millones de turistas musulmanes que llegan anualmente también piden estos platos y cada vez más hoteles y restaurantes los están incorporando”, explica Javier Albarracín, consultor de Halal Experiencies. Y aún irá a más. En la vorágine de productos sin, el halal se presenta como un producto con menos aditivos para los que buscan productos más ecológicos.

Fuente:

Publicidad