28 de abril de 2016 19:17 PM
Imprimir

Para el INTA, la soja favorece inundaciones

CompartiremailFacebookTwitterLa expansión de cultivos agrícolas en Argentina, donde más del 50% de la superficie está sembrada con soja, favorece las inundaciones, como las que azotan a la rica pampa húmeda, según indicaron expertos del instituto oficial INTA ayer. El fuerte retroceso de la actividad ganadera y la menor siembra de gramíneas como maíz, sorgo o […]

La expansión de cultivos agrícolas en Argentina, donde más del 50% de la superficie está sembrada con soja, favorece las inundaciones, como las que azotan a la rica pampa húmeda, según indicaron expertos del instituto oficial INTA ayer. El fuerte retroceso de la actividad ganadera y la menor siembra de gramíneas como maíz, sorgo o trigo confluyen para que las napas de agua estén demasiado cerca de la superficie y faciliten los anegamientos, indicó un informe de los especialistas Nicolás Bertram y Sebastián Chiachiera, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“A partir de datos históricos se puede observar una relación directa entre el incremento de los cultivos agrícolas (y del cultivo de soja principalmente) y el acercamiento de la napa freática a la superficie”, sostuvieron en el informe. “Existe preocupación en gran parte de la región pampeana por la cercanía de la napa freática a la superficie y los anegamientos temporarios que suele ocasionar”, indicó el estudio.

Los expertos analizaron las lluvias en los últimos 40 años y detectaron que no es su caudal la razón de las tierras anegadas. Afirmaron que las napas de agua que antes estaban a 10 metros de profundidad ahora están apenas a un metro de la superficie.

El cultivo de soja creció más de un 450% en Argentina desde mediados de la década de los años 90. Una poderosa demanda internacional y el alza de precios la convirtió en mina de oro, pero en los tres últimos años los valores retrocedieron, si bien los agricultores mantienen la preferencia por ésta. Los técnicos analizaron el caso de la localidad de Marcos Juárez, a unos 700 Km al noroeste de Buenos Aires, donde la siembra directa de soja transgénica “hoy representa cerca del 80% de la totalidad de los cultivos de verano”.

Fuente:

Publicidad