28 de abril de 2016 02:52 AM
Imprimir

Inspeccionan un frigorífico de Samid y por el mal estado suspenden temporalmente su faena

Varios organismos de la provincia de Buenos Aires fiscalizaron una planta del mediático matarife en Cañuelas; encontraron irregularidades sanitarias, impositivas y de infraestructura, aunque no le decomisaron carne

Al mediático matarife Alberto Samid le llegó el turno. Esta mañana, varios organismos de la provincia de Buenos Aires realizaron una inspección en el frigorífico del ex integrante del Bailando por un Sueño, ubicado en Cañuelas, y encontraron una serie de irregularidades en materia de infraestructura, sanitaria e impositiva que derivaron en una suspensión temporal de la faena e intimación al matarife.

Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales de la provincia, el operativo se hizo en la empresa “El Fuego y El Agua SA”, que maneja el matarife, y forma parte de un plan de fiscalización que se viene haciendo desde principios de año a otras empresas frigoríficas en la provincia con la participación del Ministerio de Agroindustria provincial, ARBA y los ministerios de Seguridad y Trabajo bonaerense, además del Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible, que vela por los temas ambientales. Esta vez le tocó a Samid, el hombre que jugó para Daniel Scioli en las últimas elecciones presidenciales, y los inspectores se llevaron varias sorpresas.

En primer lugar, se encontró mucha suciedad en el lugar y se vulneraron normas vinculadas con la seguridad alimentaria. Además, en segundo término se detectó una deuda por la tasa de faena que debe pagar la empresa frigorífica a la provincia. Por último, también se encontraron notorias deficiencias en materia de infraestructura.

“La planta frigorífica se encuentra en muy malas condiciones”, contó la fuente, que no obstante precisó que el establecimiento no fue clausurado, sino suspendido por dos días hasta que el matarife limpie el lugar. “Esto no fue un allanamiento judicial, no se hizo ningún decomiso ni se llevó ni una res. Esto es una intimación a mejorar las condiciones higiénicas, de infraestructura y a ponerse al día con los impuestos, por la tasa de faena, como se hace con todas las empresas”, señalaron en la provincia.

 

Según fuentes oficiales, una vez realizadas las tareas de limpieza al frigorífico se le autorizará la continuidad regular de la faena vacuna. “No ha sido clausurado, por lo que no peligra la fuente laboral de las personas empleadas en el mencionado establecimiento faenador, sino que preventivamente se deben recrear las condiciones higiénicas para continuar con la actividad”, agregaron.

LA NACION intentó comunicarse con Samid, pero no respondió

Fuente:

Publicidad