29 de abril de 2016 18:22 PM
Imprimir

El campo habla . . . . .

CompartiremailFacebookTwitter… que mientras volvieron a crecer los ríos, una fuerte sudestada y un pampero helado (confirmando los pronósticos de heladas tempranas) fue lo último que hacía falta para terminar de jaquear la producción, especialmente de soja y los verdeos de los tambos, que son los que más están sufriendo las contingencias climáticas de este Niño […]

… que mientras volvieron a crecer los ríos, una fuerte sudestada y un pampero helado (confirmando los pronósticos de heladas tempranas) fue lo último que hacía falta para terminar de jaquear la producción, especialmente de soja y los verdeos de los tambos, que son los que más están sufriendo las contingencias climáticas de este Niño que, además de los daños, también mantiene frenada la cosecha por inundación y falta de piso, lo que terminó impulsando a la suba hasta los precios internacionales de los granos.

Al margen de la inquietud creciente, igual hubo tiempo para cantidad de reuniones de distinta trascendencia, desde la Jornada de Competitividad en la Sociedad Rural Argentina en Palermo, donde a diferencia de la década pasada (en la que ni recibían al campo en audiencia) asistieron tres ministros y un secretario de Estado a explicar sus planes, a la reunión de Fertilizar sobre las expectativas para el trigo en la campaña que está comenzando (mejores a las de la campaña anterior), la presentación de la división ACA Ganadera de un nuevo Ruter que da mucho más eficiencia a los destetes hiper precoces en tambo, pero también en cría (a los 30 días), o las elecciones en entidades como la Cámara Arbitral (reeligieron a Javier Buján), o en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, donde Ricardo Valderrama (un dirigente atípico en el sector agroindustrial) fue confirmado por otro período.

En todos lados, el clima, los precios, la nueva caída de competitividad que están registrando los productos del sector erosionados por la inflación (se dice que ahora se necesita un dólar de, al menos, $ 20 para poder exportar), la nueva suba del combustible, y los problemas de logística por las lluvias y falta de caminos, estuvieron a la orden del día.

 

 

… que por supuesto, tanto encuentro se prestó a cantidad de comentarios y chimentos, desde la probabilidad de que aparezca un trigo transgénico “argentino” (lo que causaría una conmoción mayúscula), hasta la irrupción de una llamativa “carne sintética” en Estados Unidos que es propiciada por un inversor también local. Obvio que los comentarios variopintos alcanzaron al nuevo boicot que se está armando contra los hipermercados que, para defenderse de los embates públicos, argumentan que sus márgenes son pequeños y, si algunos de sus precios son mayores que los de los minoristas, es por “la alta evasión” que caracteriza a los negocios más chicos (según ellos).

El tema, tal vez se dilucide cuando se pronuncien las autoridades, cosa que aún no sucede, como tampoco está ocurriendo el esperado “desembarco” de capitales productivos, hoy imprescindibles para que la actividad agroindustrial continúe, especialmente, tras las pérdidas que está generando el clima que ya determinan daños irreversibles de gran magnitud en la cosecha (las empresas están calculando 8-10 millones de toneladas menos solo en soja), así como en materia lechera. Tanto así que la caída de producción logró lo que hace casi dos años no se conseguía: que algunas usinas decidan un aumento en los precios de la leche en tranquera de tambo, alarmados por la abrupta caída de producción que se está produciendo.

Por eso se habla de la necesidad de créditos de largo plazo, con 1-2 años de gracia, y tasas compatibles con la actividad para poder revertir la tendencia descendente. Pero no es la única inquietud. Los problemas operativos por los cambios en el tema soja y por la propiedad intelectual de la oleaginosa (que siguen sin acomodarse), o el “hackeo” que estaría sufriendo el Senasa, especialmente en las estratégicas áreas encargadas de la “suspensión de habilitaciones”…

 

 

… que mientras se busca por cualquier medio mejorar la eficiencia (en la reunión de ACA se habló de mejoras de 20 kilos en destetes hiperprecoces de 100 días, y de llamativas conversiones de 2,5 a 1 en engordes vacunos con maíz; mientras que en Fertilizar se estimó un incremento del 40% en el uso de fertilización en la campaña 16/17, llegando a 3,4 millones de toneladas que, en trigo, permitiría un rendimiento incremental de 2 toneladas/ha, mejoras sensibles en calidad, y con un ingreso neto incremental de u$s 150/ha), aparecen otras cuestiones que frenan los eventuales avances.

Por caso, se dice que el propio Alfredo de Angeli es el encargado de “parar” en el Senado el proyecto de “recuperación de suelos” que permitiría desgravar de Ganancias las inversiones en fertilización, debido al sacrificio fiscal que representa la propuesta para las arcas públicas. Habrá que ver qué pasa con esta cuestión en Diputados. Sin embargo, por la atención que el nuevo titular de la Comisión de Agricultura, el “massista” Gilberto Alegre, parece dedicarle a los problemas del sector, las expectativas no serían muy buenas.

Al menos, es lo que se vio en la Jornada de Competitividad de la Rural donde, a pesar de lo novedoso de las presentaciones de los ministros Sergio Bergman (Ambiente), Guillermo Dietrich (Transporte), Ricardo Buryaile (Agroindustria), o el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, el legislador -sentado en primera fila- se pasó toda la tarde conversando de los temas más variados con sus vecinos y circunstanciales saludadores, sin prestar ninguna atención a los temas que se desarrollaron que, en el caso de Transporte, incluyeron los estratégicos e imprescindibles planes de obras al 2019 y al 2027 en FFCC, caminos, puertos, Hidrovía, Gran Rosario, etc

Fuente:

Publicidad