25 de octubre de 2010 09:54 AM
Imprimir

Por la falta de hacienda los feedlot tienen una capacidad ociosa de 50 por ciento

El engorde de vacunos en feedlots cayó 28 por ciento en un año por la falta de vacunos que se hace sentir desde fines de diciembre y restringe la oferta de carne en las góndolas.

La ‘fábrica de carne’ de los feedlots, que engordan animales hasta cuatro veces más rápido que con el mecanismo tradicional de pastura, está desnutrida, con una ocupación total del 54 por ciento de la capacidad instalada en los establecimientos asociados a la Cámara Argentina de Engordadores de Hacienda Vacuna (Caehv), representativos del total nacional. El año pasado, para el mismo mes, la entidad informaba que esa ocupación fue del 75 por ciento.

La falta de animales es la primera explicación de la tendencia. Esta escasez es la que impulsa las subas que se vienen dando en los precios de la hacienda a nivel nacional.

Según el índice Liniers, en un año el ternero vivo aumentó 88 por ciento, al igual que el novillo liviano, tal como lo muestra el ultimo informe de la Cámara de la Industria, Ciccra. Se trata de las dos categorías de compra de los feedlots. Es cierto también que el animal gordo, categoría de venta, aumentó en el período 92 por ciento, pero a la hora de arrancar el negocio, lo que miran los feedloteros es la relación de precios de compra con los de venta, que actualmente está en uno de sus peores valores históricos.

“Hoy el novillo se compra a $ 12 por kilo, lo engordás y el kilo sale a $ 9”, explicó el presidente de la Caehv, Juan Eiras. En marzo de 2007, cuando se disparó la actividad feedlotera, el ternero valía $ 2,4, y el novillo rondaba ese precio, mientras que las categorías de venta fluctuaban entre los $ 2,60 y los $ 3,40.

Esto explica por qué, a partir de ahora, quienes compran terneros “están pensando en un proceso pastoril, o en que en unos meses el novillo pesado para la venta aumente”, indica Eiras. Algunos analistas vaticinan un nuevo escalón en alza para diciembre.

Con esa expectativa de suba trabajaron los feedlots durante este año. Y no les fue mal. Quienes vendan este mes, por caso, incorporarán al precio el último incremento, de hasta 25 por ciento en el último trimestre. Los cimbronazos de precios desde fines de 2009 beneficiaron a quienes tuvieron sentido de la oportunidad, aunque ahora en el negocio están más cautelosos. Y esa cautela se refleja en menos ocupación.

El otro indicador del negocio feedlotero es el precio del alimento. En este caso, la relación entre el valor del maíz y la carne los favorece enormemente. Engordar un kilo al animal cuesta hoy entre $ 5.30 y $ 6.

Si bien actualmente no necesita compensaciones como en el pasado, el sector feedlotero aún reclama el pago adeudado de unos $ 800.000 de ese concepto, por el período que va de julio de 2009 a marzo de 2010, cuando finalizó el subsidio, tras las denuncias de corrupción del sistema.

Al mismo tiempo, desde la Caehv se encargan de aclarar que no son ellos los que están provocando el faltante de carne porque, según dicen, siguen representando el 45 por ciento de la faena del país, como hace un año. Pese a que no hay acuerdo sobre este guarismo, sí es cierto que por estos meses los ganaderos que engordan a campo retienen hacienda por la buena situación climática y la expectativa de suba para diciembre.

Según Ciccra, la producción de carne cayó 22 por ciento entre enero y septiembre; el consumo por habitante descendió 17 por ciento y las exportaciones, 31,7 por ciento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *