31 de marzo de 2010 07:26 AM
Imprimir

España  –  El sector caprino sufre ante la pasividad del MARM

FAECA lamenta que el MARM, todavía hoy, no haya tomado medidas para paliar la grave crisis por la que atraviesa el sector caprino, ignorando el escrito presentado por la Federación, a través de Cooperativas Agro-alimentarias, el pasado mes de febrero.

En la actualidad, el MARM no ha dado respuesta a las peticiones de esta Federación y el sector sigue sufriendo los caprichos de una industria absolutamente despiadada con los productores, la cual impone unos precios de ruina que están llevando a numerosas explotaciones al borde de la quiebra.

A su vez, la presión que la distribución está ejerciendo sobre la industria, para bajar el precio de los quesos, está repercutiendo en los productores de leche. El argumento de la distribución para llevar a cabo esta política es la caída del consumo. Sin embargo, las gráficas de consumo de queso, tanto en España como en el resto de Europa, demuestran todo lo contrario, es decir, un aumento. Por tanto, analizando esta situación, puede deducirse que la bajada de precios desde la distribución hasta el productor obedece más a un intento de obtener un aumento de márgenes comerciales que a promover las ventas mediante la bajada de precios al consumidor.

Para estudiar la coyuntura, el pasado 19 de marzo, tuvo lugar una reunión en la que participaron las organizaciones agrarias, Cabrandalucía, FAECA y la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, a fin de dar traslado de la problemática a la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera y a la de Industrias y Calidad Agroalimentaria.

FAECA puso de manifiesto que los ganaderos que más están sufriendo esta crisis son precisamente los más profesionales, es decir, los que sólo viven de esta actividad. Asimismo, el responsable del grupo de trabajo de caprino de FAECA, Juan González, lamentó las amenazas de la industria de volver a bajar el precio, así como el hecho de que estén dejando de recoger leche en algunas rutas, provocando que los ganaderos usen su producto de altísima calidad para la alimentación de cerdos o la transformación en polvo.

En consecuencia, tanto FAECA como las demás organizaciones volvieron a plantear una serie de medidas a la Administración con el objetivo de recuperar el sector del caprino andaluz. Entre ellas, se propuso proteger al productor profesional frente al no profesional; la puesta en marcha del contrato homologado, tal como fue apoyado por el que fuera consejero de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña; autorizar la creación de queserías artesanales en granjas; la aplicación de la ‘Letra Q’ para la leche de cabra, y, finalmente, garantizar la recogida de la leche a los productores

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *