2 de abril de 2010 18:52 PM
Imprimir

La cuota Hilton se repartirá entre menos frigoríficos

El Gobierno tardó 9 meses en distribuir el cupo, que dejaría afuera a 19 plantas

El Gobierno anticipó a través de escuetas cartas a los frigoríficos cómo será la distribución del mejor negocio que tiene ese sector, la denominada Cuota Hilton para la Unión Europea. Como se preveía, los cambios en el reparto de ese cupo de exportaciones (valuado en US$ 350 millones) provocaron una fuerte concentración. La cantidad de empresas beneficiadas se redujo prácticamente un 25%.

En la noche del miércoles, la ONCCA comenzó a enviar a las empresas que quedaron en carrera los resultados del concurso público ideado por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y avalado por un decreto a mediados de 2009. De todos modos, hasta anoche no existía una publicación en el Boletín Oficial y, por lo tanto, había dudas entre los operadores sobre si ésta sería finalmente la distribución definitiva. Por otro lado, los frigoríficos no sabían si Moreno iba a estar dispuesto a habilitar las exportaciones de carne tal como prometió el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

Los ganadores del reparto fueron los mismos que dominaron el negocio en los últimos 20 años. La novedad es los que no pudieron participar: 19 plantas perdieron este año su porción de Hilton.

Los grupos extranjeros Marfrig (Quickfood), JBS (Swift) y Finexcor se quedaron con los mayores tonelajes del cupo 2009/10: sumaron 8.544 toneladas, o el 33,4% del cupo que correspondía a los frigoríficos. Tanto fue el desmanejo de los funcionarios en la administración y la transparencia del concurso, que hasta se borró con el codo lo que se había escrito con la mano en las primeras normativas: que ningún "postulante" podría quedarse con más de 10% del total. Sucedió en el caso de los dos grupos brasileños, que lograron más de 3.000 toneladas.

De todos modos, y a diferencia de lo que sucedía históricamente, esta vez no hubo pujas salvajes entre las empresas por cada tonelada en juego. La explicación es que los frigoríficos saben que no será posible cumplir con el envío de las 28.000 toneladas que cada año compra Europa, simplemente porque la ONCCA las distribuyó con un atraso de nueve meses y restan apenas 90 días para embarcar más de 20.000 toneladas. Lo que no ingrese a la UE antes del 30 de junio, sencillamente se perderá, con un lucro cesante millonario.

No solo no queda tiempo sino que tampoco hay vacunos suficientes en el mercado. Para obtener los pocos kilos de carne que forman la Hilton (lomo, bife angosto y cuadril), haría falta faenar no menos de 1 millón de novillos pesados.

En sus primeros años de gestión, el kirchnerismo tuvo una virtud: logró normalizar el reparto de este millonario cupo, que todos los años provocaba fuertes peleas empresarias y denuncias de corrupción. Y amplió el número de jugadores. Duró poco. Entre Moreno y la ONCCA se las ingeniaron para el regreso de los desbarajustes

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *