3 de abril de 2010 08:30 AM
Imprimir

Cómo cierra el P x Q para la pera Williams de la región

Mucha fruta con bajos calibres en el mercado.

En análisis lineal podría definir que la menor cosecha de peras Williams observada en esta temporada debería impactar de lleno sobre los precios finales del producto en el mercado.No hay mucha ciencia: a menores volúmenes de producción (Q) los precios (P) tienden a ser mayores. Ley de oferta y demanda. Los empresarios regionales razonaron de esta manera. De allí que, si bien hubo una cosecha menor en esta variedad de pera (18% para el pronóstico oficial y del 25% para el sector privado), lo cierto es que el volumen de fruta embalada terminará siendo cercano al de la temporada pasada. ¿Qué pasó entonces? Las empresas, previendo una menor cosecha, embalaron "de todo". Lo que significa que hay mucha pera de bajos calibres -que el año pasado fue a la industria- y terceras calidades que están siendo comercializadas o todavía están en las cámaras frigoríficas para salir en un tiempo más al mercado.Frente a este escenario, habría que plantearse que al P x Q de la ecuación del año pasado se debería aplicar otra variable: la calidad (C), que no puede ser considerada una constante ya que esta temporada fue atípica, en especial en lo que a calibres se refiere.Las estadísticas oficiales en este sentido son claras: el 53% del total de la cosecha de peras Williams durante el 2010 presentó calibres mayores a 135. El año pasado este indicador se ubicaba en el 26%. Los calibres 90-100 fueron este año un 16% del total de la cosecha de la variedad. En la temporada anterior este rango alcanzó el 36%. Las estadísticas privadas son más aún contundentes.Conclusión: hay muy poca fruta que presente el tamaño que hoy reclama el mercado. Y esto en muchas ocasiones se paga, si no se programan las cargas en forma muy ordenada

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *