3 de abril de 2010 05:58 AM
Imprimir

La tecnología da herramientas contra la Roya

El sitio web de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres brinda al productor tucumano instrumentos para que este pueda actuar con celeridad y eficiencia en su cultivo. Desde la detección en el país de esta plaga, la página del organismo ofrece los resultados de las prospecciones de enfermedades de soja. Este nivel debe ser el piso.

El productor agropecuario tucumano dispone de diferentes herramientas tecnológicas que le permiten tomar la decisión correcta en el manejo de su producción.

Estas herramientas sirven para una infinidad de tomas de decisiones para ser usadas en diferentes situaciones. Una de ellas a la que queremos hoy nombrar se encuentra disponible en el sitio web de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), y sirve para realizar un minucioso seguimiento del cultivo de soja, lo que, a su vez, permitirá al productor ejecutar las acciones que formarán parte del éxito del emprendimiento.

Actualmente el productor sojero cuenta con información permanente sobre la prospección de la peligrosa enfermedad de la roya de la soja, como así también de una multiplicidad de otras enfermedades de importancia en este tan difundido cultivo.

La roya asiática, causada por Phakopsora pachyrhizi (Sidow), es considerada una de las patologías más destructivas del cultivo de soja. Desde su detección en la Argentina (durante marzo de 2002, en Misiones), se intensificaron los chequeos regulares a futuro de enfermedades de esta oleaginosa en el noroeste argentino (NOA) para conocer con anticipación el comienzo de posibles epifitas de roya.

Al mismo tiempo, se iniciaron planes de investigación específicos que establecieran las bases para su manejo y los resultados puedan ser volcados al medio productivo regional.

La Eeaoc adhirió a esta campaña nacional, como organismo de referencia, con la publicación de los resultados en su página, desde 2005. Los informes exponen los resultados semanales de las prospecciones de enfermedades de soja y de las condiciones agrometeorológicas para la aparición de roya de la soja (Categorías de riesgo climático para roya de la soja, sección Agrometereología-Eeaoc) realizadas en Tucumán y en provincias vecinas y los análisis de laboratorio llevados a cabo por la sección Fitopatología (Eeaoc) durante la campaña sojera.

Detección en Tucumán
El 17 de marzo se detectaron las primeras infecciones de esta enfermedad en Tucumán este año, en la localidad de Leales y de Pozo de la Patria (Burruyacu). El 19 de marzo apareció en Las Cejas y el 29 de marzo, en Puesto del Medio y en La Cruz. Todas estas detecciones, de baja incidencia y severidad.

Para poder detectar esta y las demás enfermedades los técnicos de la Eeaoc recorren periódicamente las diferentes zonas de la provincia y su zona de influencia (oeste de Santiago del Estero y sudeste de Catamarca). Las recorridas se efectúan quincenalmente durante los estados vegetativos y semanalmente durante los estados reproductivos de los cultivos. Durante estas, se inspecciona en busca de síntomas sospechosos y, a la vez, se recogen muestras -de 30 a 100 foliolos cada una- para que sean analizadas en mayor detalle en el laboratorio de la Sección Fitopatología de la Eeaoc.

El seguimiento de la evolución de la enfermedad en Argentina y la definición de estrategias de control fue posible gracias a la instrumentación del Programa Nacional de Roya de la Soja, del que la Eeaoc es uno de los miembros fundadores.

Esta institución realiza el seguimiento de la enfermedad a campo la identificación del patógeno en laboratorio (Sección Fitopatología) y el monitoreo de las condiciones ambientales, por medio de una red de estaciones meteorológicas automáticas (REAM) administrada por la Sección Agrometeorología del Eeaoc, que permite disponer en tiempo real de la información meteorológica de nueve estaciones distribuidas en las principales áreas productoras de la provincia.

En coincidencia con los antecedentes en el ámbito mundial, se considera como la variable más importante el mojado foliar; es decir, presencia de agua líquida sobre la hoja. Se requieren más de seis horas de mojado y temperaturas entre 19° C y 24º C para definir una condición de riesgo alto.

Aciertos
Indiscutiblemente, la información que el productor dispone de esta prestigiosa institución de investigación agropecuaria le permite tomar las decisiones acertadas y llegar a fin de su producción en las mejores condiciones posibles.

Programas desarrollados en conjunto con instituciones de investigación y de control -entre los que se cuenta al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa)-, como el Programa Nacional de la Roya de la Soja, son instrumentos indispensables para el productor. A futuro, se debe trabajar para mantener y para mejorar estas herramientas tecnológicas, con el fin de que puedan ser ofrecidas al medio y que los productores puedan usarlas como corresponde para el objetivo buscado: producir más y mejor, al menor costo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *