20 de noviembre de 2009 07:34 AM
Imprimir

Esperan soja por todos lados

Las proyecciones para la campaña 2009/10 son, hasta el momento, muy favorables para la oleaginosa. Sin embargo, aún es muy pronto para dar por cierta la expectativa que tienen los mercados respecto de lo que sucederá en Sudamérica, principal proveedor mundial.

Pasaron ya las intensas lluvias que azotaron en las últimas semanas algunas de las principales regiones productoras de soja y maíz en Estados Unidos, y la cosecha finalmente avanzó a pasos agigantados. En los siete días previos al pasado domingo, la recolección de la oleaginosa en el país del norte trepó nada menos que un 24 por ciento, lo cual permitió que a esa fecha se lograra cubrir un 75 por ciento de la superficie total implantada. Semejante progreso no sólo da cuenta del potencial que tiene la maquinaria agrícola de los farmers estadounidenses sino que, además, ayudó a reducir drásticamente los riesgos de pérdidas por los excesos de humedad. Tal situación se verificó el martes, cuando el Departamento de Agricultura de ese país (Usda) publicó una nueva edición de su reconocido Informe de Oferta y Demanda, en el cual se volvió a corregir al alza la estimación de producción para la presente campaña. La cosecha estadounidense se proyecta actualmente en más de 90 millones de toneladas, lo cual supone no sólo un nivel récord sino un incremento superior al dos por ciento respecto de lo previsto hasta el mes anterior. Todo esto, a pesar de las abundantes precipitaciones registradas a lo largo de octubre y de los rumores que hablaban del daño producido por heladas y nevadas. La expectativa favorable del Usda no se concentró sólo en el caso estadounidense ya que también se elevaron las previsiones de cosecha para casi todos los países de Sudamérica. Concretamente, se esperan más de dos millones de toneladas de poroto adicionales, según la comparación con el informe publicado en octubre en la mencionada región, la cual concentrará algo más del 50 por ciento del volumen mundial de soja que se prevé obtener en el ciclo 2009/10. Sin embargo, el grueso de este incremento se explica tan solo por la expectativa de un aumento en el área de siembra en detrimento de otros cultivos en cada uno de los países que la integran. Hasta la semana pasada, en Brasil se había implantado alrededor del 48% de la superficie prevista, que el Usda calcula actualmente en unos 22,7 millones de hectáreas. Esto supone un fuerte adelanto con relación al promedio que se registra normalmente para esta época del año. Mientras tanto, en nuestro país la siembra ya cubrió más de un tercio de las 19 millones de hectáreas que se proyectan dedicar a la oleaginosa en la nueva campaña. Si bien en Brasil las condiciones climáticas parecen ser favorables, no sucede lo mismo en el caso argentino, donde hay numerosas zonas todavía comprometidas por la sequía, lo cual podría obligar a futuras correcciones en la perspectiva de producción. En todo caso, los mercados internacionales deberán esperar un poco más para saber si dispondrán a partir del año que viene con las más de 125 millones de toneladas que el Usda prevé que se cosecharán en Sudamérica, con lo cual las proyecciones actuales parecen ser más bien una expectativa de máxima.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *