4 de abril de 2010 13:04 PM
Imprimir

Panama  –  Nuevo suspiro para la trazabilidad bovina

Las regulaciones sanitarias en el comercio internacional son cada vez más estrictas y los programas de trazabilidad son claves al momento de negociar acuerdos de libre comercio.

Así lo reconocen las autoridades agropecuarias, quienes señalan que en los principales tratados comerciales que ha pactado Panamá existe el compromiso de “verificar que los vegetales, animales, productos y sub productos de exportación” estén sujetos a un seguimiento sanitario.La provincia de Coclé será una de las primeras regiones beneficiadas con el nuevo impulso del programa de trazabilidad bovina que organiza el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), cuyo objetivo es establecer un registro y control del hato nacional que permita mejorar los niveles de comercialización en el país.El año pasado las exportaciones de carne de ganado bovino cayeron 2,7%, según cifras de la Contraloría General de la República. Los envíos de estas exportaciones registraron un monto de $14,048 millones en el 2009, $396.000 menos que en igual periodo del año previo.Romel Rosas, coordinador de Salud Animal del MIDA de Coclé y responsable de la actividad, señaló que cuando se dé la apertura comercial con la Unión Europea, que son los más exigentes en los programas de trazabilidad, Panamá podrá beneficiarse con mayores ingresos producto de las exportaciones.La campaña que se realiza en el distrito de Antón busca reforzar la seguridad sanitaria y crear conciencia en el productor, a la vez de prevenir y controlar enfermedades que padecen las vacas y que son transmisibles al humano.Con la actividad se pretende atender 35 pequeños ganaderos con un hato aproximado de 450 animales, a los cuales se les recolectarán muestras para determinar si existe la presencia de alguna enfermedad conocida, como la brucelosis, que en los bovinos genera grandes pérdidas de tipo económico debido a que las vacas no llegan a terminar su gestación ya que empiezan a tener abortos o las crías nacen muertas.También se realiza la prueba de tuberculina como monitoreo de la enfermedad que se transmite al ser humano a través de la tuberculosis.Rosas añadió que la campaña llegará a otras zonas, como Natá, La Yeguada, Quije, Olá, el Valle de San Miguel y Río Indio.Hasta el año pasado se habían colocado 3.000 aretes (identificación del animal) en aproximadamente 75 fincas ganaderas de la provincia de Coclé.En Panamá ya existen fincas privadas que trabajan por medio de un chip para identificar al animal ( Ver recuadro: Finca pionera en trazabilidad). El ingeniero José Pacheco, director regional del MIDA, manifestó que la trazabilidad es una práctica que se está popularizando a nivel mundial y este método permite conocer toda la historia de los animales desde que nacen hasta que son sacrificados y llevados al mercado de consumo.Capital conoció que con este programa se esperan revisar más de 3.000 animales en 600 fincas de productores a nivel provincial.La trazabilidad bovina se implementó en Panamá en 2005, como un programa piloto en fincas ganaderas de Darién, cuando Laurentino Cortizo fungía como ministro de Desarrollo Agropecuario. En aquel entonces se emitió una resolución en la cual se aseguraba que el plan permitiría identificar, registrar y monitorear individualmente a los bovinos en esa provincia.Se destinaron $500.000 del Fondo Fiduciario para el Desarrollo (FFD) para financiar ese plan piloto.En el presupuesto de 2007 se asignó una nueva partida de $65.900 para cumplir con la segunda fase del programa nacional de trazabilidad, con el propósito de hacer este programa más eficiente.Sin embargo, los ganaderos calificaron la puesta en marcha del programa de trazabilidad bovina como un “fracaso”, lo que puso en jaque las exportaciones a mercados exigentes como Taiwán. Pero después de cinco años las exportaciones se reactivaron, pues datos de la Contraloría revelan que los envíos hacia el país asiático sumaron $6.996.333 en 2009, en comparación con los $13.645 registrados en el año previo.Euclides Díaz, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), expresó que este nuevo empuje que le está dando el Gobierno al programa de trazabilidad bovina es positivo, porque ayudará a mantener los niveles de comercialización y las exigencias sanitarias del mercado internacional.Según Anagan, en Panamá existen alrededor de 39.000 ganaderos, en su mayoría de pequeña escala, quienes manejan 1,6 millones de cabezas de ganado, con envíos de carne a mercados internacionales como el Salvador, Guatemala, Taiwán, Trinidad y Tobago y Costa Rica.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *