5 de abril de 2010 13:33 PM
Imprimir

El Gobierno cordobés busca consenso para aprobar la Ley de Bosques

Colaboradores del Gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, trabajan afanosamente para que en la Legislatura se apruebe un proyecto de Ley de Bosques que defienda los recursos naturales de la provincia sin afectar en demasía las actividades de los productores agropecuarios, pensando principalmente en los ganaderos del norte cordobés.

Así lo comentó el doctor Ramiro Ferreira, miembro del grupo de trabajo del Ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentos de la provincia, Carlos Gutiérrez, al afirmar que lo que se busca es “actuar con racionalidad, porque el norte cordobés necesita ser productivo en parte y, por otro lado, cuidar el bosque nativo”.

Explicó Ferreira que quien representa al Poder Ejecutivo en las reuniones de comisión es el Secretario de Agricultura, ingeniero Héctor Fontan, quien promueve fundamentalmente que las zonas marcadas en color rojo en los mapas que están siendo analizados, queden sin sufrir ninguna modificación, que no se las toque desde el punto de vista productivo. Y trabaja también para que las zonas amarillas de bosque degradado, que son las intermedias entre el llano productivo y el bosque nativo (verde en los mapas), “deban ser recuperadas para un uso discrecional, con posibilidad de rolarlo y sembrarle pasturas para establecer un sistema silvo pastoril que permita al productor ganadero cubrir sus expectativas o posibilidades de desarrollo”.

Recordó el doctor Ferreira que el norte cordobés tiene un sistema rural que en un 70% está conformado por productores con 50 a 100 animales, quienes llevan adelante una economía de supervivencia, o sea que “pensar en un bosque nativo absoluto significa impulsar un éxodo de cientos de pequeños ganaderos que desde hace muchos años se han establecido en la zona”.

A su juicio, tiene que primar la racionalidad. “Puede haber reproches hacia cómo se ha venido manejando el aspecto productivo hasta ahora, pero los legisladores del norte cordobés también entienden que hay que buscar la racionalidad, sin importar que bandería política tienen: cuidar el bosque, pero cuidando también a las personas que viven allí”, afirmó, para aclarar que nadie está diciendo que se pueda trabajar en todos lados. “Tiene que haber zonas rojas intocables, las pendientes de más de 5º no se tocan y habrá franjas de bioactividad que serán absolutamente bosque nativo para se desarrolle ahí toda la flora y la fauna silvestre, y además estamos pensando en un fondo para promover la forestación en lo que llamamos la Pampa Gringa, donde desde hace 150 años se hace agricultura y se producen alimentos. Se impulsarían así forestaciones tipo cortinas en los establecimientos rurales y también la forestación industrial que también se está haciendo en Córdoba”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *