5 de abril de 2010 13:50 PM
Imprimir

La raza Normando merece una oportunidad

La raza bovina Normando fue importada a Argentina hacia fines del siglo XIX y tuvo bastante auge en la primera parte del siglo XX cuando llegó a haber varios criadores. Es una raza doble propósito que en Francia tiene mucha repercusión.

En nuestro país las razas doble propósito siempre han tenido relativa difusión porque los ganaderos nacionales hacen carne con las razas inglesas y leche con Holando o Jersey. “Son muy tradicionalistas en ese sentido”, enfatizó Fernando Romero Carranza, presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Normando.

El problema e inicio de la caída de estos animales es que en la Segunda Guerra Mundial la zona de procedencia, es decir Normandía, fue bombardeada y se destruyeron los registros de pedigree, además de unas mil granjas en las que se trabajaba con hacienda normanda. Entonces, durante muchos años los productores franceses no contaban con los registros y, sin éstos, es imposible importar.

De todos modos, Romero Carranza recordó que “creamos la Asociación en la década del ’50 que llegó a contar con unos 20 criadores que inscribían ejemplares de pedigree todos los años”. Con el paso de los años fueron desapareciendo los productores y en la actualidad sólo la Cabaña Santa Matilde (propiedad de Romero Carranza) es la que lleva adelante la cría de bovinos Normando e inscribe todos los años unos 25 animales de pedigree.

Las bondades

La ventaja de este ganado es que, según sus criadores a nivel mundial y repetidas permanentemente por el único criador argentino, posee una genética que permite hacer buena leche para la elaboración de quesos, “la mejor de Francia según los especialistas, y además en cruzas con inglesas (Shorthorn, Angus, Hereford) se obtienen terneros sumamente precoces y que tienen la calidad cárnica de raza europea”, explicó el productor ganadero.

Asimismo, es una raza que tiene gran fertilidad y por esta razón en Estados Unidos se está llevando a cabo un trabajo para recuperación del Holando, que tenía algunos problemas.

Merece una oportunidad

La raza Normando se ha extendido en Sudamérica al punto tal que en Uruguay existe un plantel de buen nivel y en Colombia también ha tenido un éxito rotundo. En este sentido, el ganadero contó que “no tenían una raza lechera para producir en la zona que denominan ‘montaña caliente’ y asombrosamente el Normando se adaptó perfectamente, con un estado de constante desarrollo”.

Sin embargo en Argentina, pese a los intentos del presidente de la Asociación para que los productores lecheros hagan quesos con Normando, todavía no se llegó a convencer a los tamberos de los beneficios que esto traería.

“Entonces, los animales que criamos en Santa Matilde son exclusivamente para cruzamientos en rodeos carniceros en el país, distinto al destino del ganado Normando en Francia donde es puramente lechera”, subrayó Romero.

Finalmente, el único criador de la raza en el país, que mantiene la tradición de su abuelo que fue uno de los primeros importadores, pidió, aún con la esperanza de poder insertar estos bovinos “un lugar pequeño, mediano o grande para Normando porque merece, en un país ganadero por excelencia, la misma posibilidad que otras razas nuevas que se prueban casi a diario en los rodeos nacionales”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *