8 de abril de 2010 10:06 AM
Imprimir

Exceso de soja lleva a restricción de China

La restricción de las compras de aceite de soja argentino en China, medida que se presenta como parte de una disputa comercial sobre «dumping» de productos chinos, respondería también a los niveles récord de inventarios del país y los problemas de sus procesadores.

China ha acumulado enormes existencias de aceites de soja, palma y canola, poniendo presión sobre la industria procesadora de la nación asiática, que está operando a sólo la mitad de su capacidad anual de 94 millones de toneladas.

Además de sus compras de aceites vegetales en los primeros dos meses del año, China ha estado adquiriendo grandes cantidades de soja.

«Ellos, con certeza, han importado una gran cantidad de productos finales en forma de aceite de palma y de soja, y también han estado comprando bastante soja, además de la acumulación de inventarios del Gobierno de granos producidos a nivel local», dijo Scott Briggs, estratega de materias primas agrícolas de ANZ en Melbourne.

Como es normal con los inventarios de materias primas de China, no hay datos oficiales disponibles en cuanto a la cantidad de aceites vegetales en existencias del Gobierno.

Lo que está claro es que las estimaciones del mercado, de entre 2,2 y 4 millones de toneladas, están bastante por encima de los niveles usuales de los inventarios, de 1,8 millón de toneladas.

Además de los aceites, China, el mayor importador mundial de soja, compró 7,1 millones de toneladas del grano en los primeros dos meses de este año, un incremento de casi un 12% desde el mismo período del año previo.

Las autoridades chinas dicen que los nuevos estándares de seguridad sobre el aceite de soja argentino, que comenzaron la semana pasada, sólo tenían que ver con temas de protección y no buscaban reducir las importaciones, aunque éste posiblemente sería su impacto.

Una fuente del Ministerio de Comercio de China rechazó las afirmaciones de que se estaban limitando los envíos de aceite de soja de la Argentina, al decir que las nuevas normas de calidad estaban relacionadas con la seguridad del consumidor, reportó el miércoles el Diario de China.

El ministerio dijo en una conferencia de operadores principales que los residuos de solventes usados para procesar el aceite de soja no deberían exceder las 100 partes por millón (ppm), mientras que el nivel de residuos de solventes en el aceite de soja importado de la Argentina era de alrededor de 300 ppm, dijo el Diario, confirmando informes previos de Reuters.

Operadores dijeron que la medida podría amenazar unas 600.000 toneladas de aceite de soja reservado desde la Argentina para ser enviadas entre mayo y julio, y los cargamentos que serían entregados esmes.

«Grandes importadores chinos ya han solicitado que los envíos sean postergados hasta nuevo aviso», dijo un operador de una correduría internacional en Singapur que tiene ventas directas de soja a China.

«Ellos tienen grandes inventarios de aceite de palma y de soja, y además las existencias de aceite comestible del Gobierno también son muy altas actualmente. Están tratando de resolver la disputa comercial a través del aceite de soja», agregó.

Presiones en Chicago

La eventual cancelación de cargamentos de aceite de soja podría presionar los precios en Chicago BOc1, los cuales actúan como referencial mundial y perdieron más de un 5% en el primer trimestre del año.

Sin embargo, daría soporte a los futuros de aceite de soja en el mercado chino de Dalian DBYc6, que treparon un 1,5% la semana pasada, y también al aceite de palma en Malasia, principal aceite vegetal importado por China.

Analistas dicen que parece haber una creciente tendencia a politizar las importaciones de aceites comestibles. En noviembre, China anunció medidas para restringir la canola de Canadá y Australia para evitar la expansión de una enfermedad en sus cosechas locales.

«Parece que China está usando las disputas comerciales y los estándares de calidad para limitar su dependencia de las importaciones de aceites vegetales del exterior», dijo un operador regional de esos productos, en Singapur.

Las enormes importaciones de China han creado un sobreabastecimiento en el mercado doméstico, en momentos en que la demanda de soja está débil.

Esto se suma a los problemas de la industria de procesamiento, operando actualmente en torno a la mitad de su capacidad instalada de 94 millones de toneladas, según el Centro Nacional de Información de Granos y Aceites de China (CNGOIC, por su sigla en inglés).

Una prolongada restricción sobre el aceite de soja podría llevar a un aumento de los cargamentos de granos de soja a China, lo que beneficiaría a los procesadores.

Wilmar International WLIL.SI , que cotiza en Singapur y tiene una posición predominante en los sectores de procesamiento de soja y de aceite de palma de China, sería una de las ganadoras en tal situación.

«Los márgenes de procesamiento han estado negativos para la soja importada por alrededor de un mes», dijo Briggs, de ANZ.

«La industria procesadora no puede recibir precios más altos (para el aceite y la harina) y no puede pagar precios más altos por los granos que está importando, por lo que la gente (en el sector) habla de mantener existencias bajas», agregó.

China no ha restringido las importaciones de granos de soja de la Argentina, donde, según las estimaciones, ha comprado unos 2 millones de toneladas para entrega en abril-mayo, ya que una suspensión de ese rubro castigaría a los procesadores domésticos.

«Ellos no pueden tocar a los granos de soja porque China se tornó demasiado dependiente de la soja», dijo el operador con sede en Singapur. «Las fábricas cerrarán si se restringen los granos, pero ellos pueden usar el aceite del grano para ajustar cuentas, pues tienen suficientes existencias», agregó.

Aun así, hay analistas que dicen que la disputa difícilmente siga por mucho tiempo, a juzgar por la dependencia china del aceite comestible importado y la condición de la Argentina como el principal proveedor mundial.

En los dos primeros meses del año, casi el 90% de las importaciones de aceite de soja de China llegó desde la Argentina, según los datos de la aduana china.

«Los esfuerzos del Gobierno chino para restringir el aceite de soja de la Argentina llegan en un momento de un suministro global más bien limitado (…); esto significa que China tendrá que cubrir nuevamente la mayor parte de sus requisitos de importación de aceite de soja con la Argentina», dijo en un informe Oil World, publicación de análisis con sede en Hamburgo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *