20 de junio de 2016 20:55 PM
Imprimir

El trigo vuelve a jugar de titular

Mientras comienza a definirse la siembra de los cultivares de ciclo largo, se estima un incremento en la superficie para esta nueva campaña 2016 en el orden del 22 % sobre la intención del año pasado. En Las Colonias, el crecimiento del área llegaría al 50 %.

Según el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas de esta semana, ya comienza a definirse el fin de siembra de trigo para los cultivares de ciclo largo. Según fuentes relevadas en el centro norte provincial, se estima un incremento en la intención de siembra para esta nueva campaña 2016 en el orden del 22 % sobre la intención del año pasado.

El informe hace hincapié en la humedad de los suelos, la que siguió condicionando toda actividad. La presencia de la napa freática muy alta o a nivel superficial en gran parte de los departamentos del centro y sur del área, estuvo y está jugando un rol muy importante y su descenso es un proceso muy lento que continuó y continuará replanteando definiciones para las futuras siembras de uno u otro cultivo.

Desde la Sociedad Rural de San Carlos estimaron que la próxima campaña se volverían a los valores históricos en cantidad de hectáreas sembradas. El precio, las reservas de humedad y la necesidad de rotación entre las principales variables del repunte.

“Volvemos a trabajar como lo hacíamos años atrás. Volvimos a la normalidad”, apuntó Diego Fournell, presidente de la entidad.

Tras años de caída constante en producción y área, este año tras la quita de retenciones y la eliminación a las trabas para exportar, se espera un fuerte incremento del área sembrada de 5,3 millones de hectáreas a nivel nacional.

El centro del departamento Las Colonias no será la excepción, desde la Sociedad Rural de San Carlos esperan un crecimiento del 50%, teniendo en cuenta que la última campaña fue la más baja en las últimas décadas.

Sobre este tema el titular de la entidad Diego Fournell, manifestó que se llegará a los valores históricos de trigo en cantidad de hectáreas sembradas en la región.

“Las variables que suman al fuerte incremento del área son muchas. Una de las principales fue la quita de retenciones y la apertura de las exportaciones, dejando atrás épocas muy problemáticas para el cultivo, sobre todo en la etapa de Guillermo Moreno”. Fournell agregó que más allá de los valores actuales, la siembra fina ahora se tornó viable.

“Hace muchos años que no se podía vender el excedente de 5 a 6 millones de toneladas que teníamos, provocando una caída sistemática en producción y área dedicada a trigo. Hoy si bien el precio no es excelente, permite hacer algo de caja para arrancar la siembra de la gruesa en noviembre”.

Otro de los aspecto a tener en cuenta es la posibilidad de aprovechar la humedad que todavía se registra en los campos de la zona. “Con la llegada del trigo se rotarán nuevamente los suelos, se fertilizará más, mejorando todo para la siguiente campaña, ya sea para soja o maíz de segunda. Volvemos a trabajar como lo hacíamos años atrás. Volvimos a la normalidad”, apuntó.

Fuente:

Publicidad