9 de abril de 2010 11:23 AM
Imprimir

Sursem dio la largada para la colza

En plena fecha de siembra de las invernales, en el sudeste bonaerense, con posibilidades de sembrar estos materiales, la campaña comienza tímidamente.

Como alternativa al trigo y sobre lotes con antecesor girasol o en algunos casos sobre trigo, el cierre de contratos a u$s300 son los primeros avances para esta campaña.

Sursem citó a productores y técnicos referentes en el cultivo con la finalidad de refrescar las características fisiológicas que definen al cultivo, la problemática y soluciones para llevar a cabo este cultivo, los mercados, los usos potenciales como biocombustibles y finalmente el panorama económico para esta campaña.

La apertura de la jornada estuvo a cargo de Liliana Iriarte, investigadora de la Charcra Experimental Barrow de la localidad de Tres Arroyos, quien aclaró que la colza no es un cultivo menor, ya que de las 400 Mt de oleaginosas que se producen a nivel global, la colza ocupa el segundo lugar detrás de la soja.

Iriarte detalló las causas por las cuales se selecciona al cultivo dentro de la rotación.

Entre los más importantes se encuentran la posibilidad de diversificación, la mejor utilización de la maquinaria disponible, permite siembras de segunda más temprana, produce aceites de excelente calidad, abarata costos para el tratamiento de malezas, y también es un mercado muy demandante su aceite y la harina producida. Agregó que las principales zonas con potencialidad para la producción del cultivo son el sur de Córdoba, Entre Ríos, centro de Santa Fe y el sur bonaerense.

Finalmente ponderó la importancia de cada uno de los factores que afectan al rendimiento. Un 75% de importancia tiene la implantación del cultivo, la sanidad que tiene a Phoma como principal patógeno, representa un 15%, la fertilización es un 6% y finalmente las adversidades climáticas son un 4%. De esta manera sostuvo que en este orden se debe ir ajustando el manejo del cultivo para alcanzar un cultivo exitoso.

Luego continúo el gerente de Desarrollo de Sursem, Horacio Bienzobas, quien reseñó el comportamiento de la oleaginosa durante la última campaña.

El resultado de la invernales en 150 lotes de producción entregó un rendimiento promedio de 20 qq/ha. En lo referido a la cosecha, Bienzobas destacó que si la cosecha se hace en forma directa, la humedad de recibo se debe arreglar a 15%.

A su turno Daniel Miralles, de la Cátedra de Ceriacultura, coodinador del área de cereales y oleaginosas invernales de la Facultad de Agronomía (UBA), aclaró que la región productora tiene potencial para producir 50 qq, pero para ello es necesario saber la fisiología y los requerimientos del cultivo.

“Es fundamental el establecimiento del cultivo, para ello debe tener las mejores condiciones que aseguren la emergencia y lograr 100 plantas/m2”, sostuvo.

Agregó que cuando el cultivo se siembra en directa recurrir al barre-rastrojo y observar muy bien el estado ontogénico en períodos de riesgos de heladas, ya que la planta es muy sensible hasta el estado de roseta.

Para el período crítico del cultivo, que se prolonga desde la primera flor hasta la mitad del llenado de granos, el cultivo debe disponer de niveles de agua adecuados, aproximadamente 450 mm para todo el ciclo del cultivo, de nutrientes disponibles, y estar libre de enfermedades y plagas.

En relación a la fertilización tiene alto impacto en el rendimiento del cultivo ya que es uno de los principales responsables en la determinación del número de granos, y su requerimiento es más alto que en otros cultivos.

Para este aspecto, el ténico detalló los niveles óptimos de cada uno de los nutrientes: 60 kg de nitrógeno, 15 kg de fósforo, 65 kg de potasio, 33 kg de calcio, 10 kg de magnesio y 10 kg de azufre.

Como biocombustible, hay futuro

Entre los aspectos de mercado, Hector Huergo, titular de la Asociación de Biocombustibles e Hidrógeno, expuso sobre el potencial de la producción de aceite de colza para la producción de biocombustibles.

Específicamente respecto de la producción de biodiésel a partir del aceite de colza, Huergo comentó que es sumamente atractivo dada la eficiencia del cultivo en producir aceite/hectárea, pero se debe llegar a una masa crítica de toneladas producidas que permita la producción local del combustible en lugar de exportar grano sin procesar.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *