20 de noviembre de 2009 09:05 AM
Imprimir

Avanzan en el monitoreo de “la tucura”

La zona crítica de la provincia de Buenos Aires abarca más de 20 partidos del centro, oeste y sudeste entre los que podemos mencionar Adolfo Alsina y Guaminí, entre otros

El Ministerio de Asuntos Agrarios informa que durante los últimos días se realizaron monitoreos poblacionales de tucuras en la zona crítica de la provincia de Buenos Aires, detectándose nacimientos en diversos partidos de la provincia.

La zona crítica de la provincia de Buenos Aires abarca más de 20 partidos del centro, oeste y sudeste entre los que podemos mencionar A. Alsina, Gonzales Chaves, Tapalqué, Guaminí, Benito Juárez, Laprida, Coronel Suárez, Olavarría, General Alvear, Coronel Pringles, General La Madrid, Saavedra, Tandil, Coronel Dorrego, Puan y Tornquist.

El área de mayor riesgo abarca unas 3.000.000 hectáreas., considerada como zona endémica de ataques de tucura y a partir de la sequía que se mantiene desde los últimos años se observa una mayor presencia de especies que actúan sobre la producción agropecuaria.

Las “tucuras” son insectos cercanos a las “langostas”. Se reproducen sexualmente, enterrando sus huevos en los primeros centímetros del suelo. Poseen dos pares de alas bien adaptadas para vuelos prolongados y un tercer par de patas de tipo “saltador”, lo que les confiere una excelente capacidad de traslado.

Estas características, junto a su elevada capacidad de multiplicación, su voracidad en las etapas de crecimiento y su régimen alimenticio, hacen que en condiciones de sequía y elevadas temperaturas, puedan convertirse en un grave riesgo para la producción.

Se han monitoreado diferentes ambientes con el objeto de evaluar la evolución de la plaga, ya que la misma presenta diferentes estadios de desarrollo (mosquita, saltona, voladora) observándose que la especie se encuentra en estado de mosquita y saltona, con variación en cuanto a cantidad de población por metro cuadrado, por lo que podemos inferir que en algunos ambientes será necesario el control de la plaga por los daños que provocará. Los ambientes, que posiblemente sean los más perjudicados en donde el productor tenga que intervenir, es en los cultivos de soja en directa, girasol y maíz,

La práctica de la siembra en directa en esta región ha ido generando ambientes propicios para el desarrollo de esta plaga, ya que al no remover el suelo para la implantación de los cultivos, no provocamos control mecánico alguno sobre los desoves, por lo tanto, año a año se va incrementando la población en estos sitios en donde antes no existía el problema. Este ambiente pasa a ser un área de alto riesgo, como si fuera un campo natural o pastura vieja.

Por lo expuesto anteriormente es que se recomienda observar los lotes y evaluar la posibilidad de hacer tratamientos para evitar daños sobre los cultivos.

Control

Dado que los desoves de tucura son hipo edáficos, la remoción periódica del terreno resulta en una eficiente forma de control poblacional indirecto.

Entre los enemigos naturales más importantes aparecen pájaros y, específicamente, el denominado “aguilucho langostero”, aunque una serie importante de otros organismos controlan los desoves mientras se encuentran enterrados.

La aplicación de plaguicidas, se recomienda realizarla con anterioridad a la aparición de las formas adultas “voladoras”, esto es con un 20% en estado de “voladora” y un 80 % en estado de “saltona”, lo cual ocurre aproximadamente a los 45 días de iniciarse los nacimientos, de manera de abarcar la mayor cantidad de nacimientos posibles y cortar el ciclo de la plaga antes de que comience la oviposición, ya que si se hiciese un tratamiento cuando comienzan los nacimientos o a las pocas semanas, controlaríamos solo una pequeña parte de la población. Cuando los monitoreos indiquen la necesidad de realizar tratamientos con plaguicidas, deberán hacerse en forma focalizada, utilizando los productos y dosis recomendados por Sanidad Vegetal.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *