1 de julio de 2016 06:42 AM
Imprimir

La pesca ilegal priva de miles de millones de dólares a África occidental

CompartiremailFacebookTwitterUn informe que presenta nuevas pruebas de la magnitud y el patrón de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU) en África occidental afirma que si este problema se enfrenta de manera adecuada, y se construyen flotas nacionales e industrias de transformación, podrían obtenerse miles de millones de dólares adicionales, junto con la […]

Un informe que presenta nuevas pruebas de la magnitud y el patrón de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU) en África occidental afirma que si este problema se enfrenta de manera adecuada, y se construyen flotas nacionales e industrias de transformación, podrían obtenerse miles de millones de dólares adicionales, junto con la generación de alrededor de 300.000 puestos de trabajo.
El informe, titulado Western Africa’s Missing Fish (El pescado perdido en África Occidental) y difundido por el Overseas Development Institute -el mayor centro de estudios sobre desarrollo del Reino Unido- y periodistas de investigación españoles de la Fundación porCausa, considera que la región es el “epicentro” global de la sobrepesca y deja al descubierto la magnitud de la pérdida de oportunidades en países como el Senegal, Mauritania, Liberia, Ghana y Sierra Leona.

“La magnitud de las pérdidas es enorme. En lugar de empleo y desarrollo, los medios de vida de los pescadores artesanales están siendo diezmados por flotas pesqueras extranjeras, que operan prácticamente sin control”, recalca Alfonso Daniels, autor principal del informe.

Los investigadores que participaron en el proyecto utilizaron datos satelitales y de seguimiento detallados para analizar las dos prácticas principales de la pesca IUU: las actividades de los buques de transporte refrigerados -buques comerciales de gran porte que reciben y congelan el pescado en el mar- y el transporte de pescado en grandes contenedores refrigerados que están sujetos a requisitos de información menos estrictos.

En 2013, siguieron a buques frigoríficos frente a la costa de África occidental y encontraron barcos de China, Países Bajos y Corea del Sur que operaban allí, y que exportaban el pescado a todo el mundo. Para los 35 buques frigoríficos que operaron en la región ese año, las rutas fueron consistentes con la transferencia de las capturas de los buques pesqueros a los frigoríficos, inclusive dentro de la zona exclusiva de pesca de Senegal y Costa de Marfil, países que han prohibido las transferencias de capturas en el mar.

La fecha de seguimiento también reveló el alcance de la pesca IUU a través de las transferencias a los buques portacontenedores. Según Daniels, el 84 % de la pesca ilegal se saca de la región de esta manera, por lo que es difícil evitar que el pescado capturado ilegalmente entre en la cadena global de suministro.

“Ya sea voluntariamente o no, la industria ha encontrado una manera de sacar el pescado bajo los radares”, explica el autor principal del informe.

Los autores del estudio insisten en que hay una crisis global de gobernanza de los océanos y uno de los síntomas más visibles de esta crisis es el agotamiento de las poblaciones de peces, por lo que consideran esencial hacer frente a todas las partes de la cadena. En este sentido, destacan tres medidas a combatir la pesca IUU: la prohibición de la transferencia de pescado en el mar, el fortalecimiento de las regulaciones, y la inversión en patrullajes en los “puntos calientes” de pesca IUU.

El informe analiza además la situación de los pescadores artesanales y concluye que la corrupción y la falta de recursos para controlar las zonas de pesca han obligado a los pescadores a adentrarse más en el mar para encontrar pescado, lo que aumenta en gran medida sus costos.

Daniels también advierte que la sobrepesca está vinculada con otros problemas graves, tales como el tráfico de drogas, el crimen organizado y la inmigración ilegal.

Fuente:

Publicidad