1 de julio de 2016 17:06 PM
Imprimir

Nueva resolución de la AFIP pone en peligro a 500 puestos de trabajo en los frigoríficos chaqueños

A la complicada situación de los frigoríficos chaqueños que se encuentran en peligro la fuente de trabajo y las plantas con peligro de cierre, se suma una resolución de la AFIP que encuadra esa actividad en un sistema similar al de los comercializadores de granos.

Si los frigoríficos corren riesgo de cierre porque no pueden afrontar los costos por la difícil situación económica que atraviesan, este nuevo instrumento de la AFIP puede significar un gran retroceso y la pérdida de unos 500 puestos de trabajo, según afirman desde el sector.

Al respecto, el dirigente de Fechaco, Rodolfo Opat, aseveró a NORTE que nuevamente una medida tomada “desde los escritorios de los técnicos tributaristas de la AFIP”, pone en jaque la subsistencia de los frigoríficos chaqueños, pretendiendo mediante una medida a la que calificó como “arbitraria”.

Se refiere a la Resolución Nº 3873 mediante la cual le organismo recaudador intenta encuadrar esa actividad en un sistema similar al de los comercializadores de granos, estableciendo una nueva carga tributaria y un régimen de penalidades que eleva sobremanera los costos operativos.

 

 


A partir de agosto

Opat explicó que la aplicación de la nueva norma se prevé a partir de fines de agosto, por lo cual, sería muy importante que los señores Legisladores Nacionales del Chaco se interioricen respecto de la misma e intenten evitar su aplicación, que traería consecuencias nefastas para ese sector. La industria frigorífica en el Chaco , sin contar las cooperativas de trabajo, suma alrededor de 500 puestos de trabajo directos, que se verían seriamente complicados en su continuidad, debemos recordar que gran parte de los gastos operativos eran cubiertos con la venta de los cueros producto de las faenas, pues bien el valor de los mismos en esta fecha con relación a principios del año pasado cayó en un 70 %, así también el fondo estímulo que recibían desde el gobierno nacional (REPRO) alrededor de $2.000 por operario declarado, dejó de pagarse desde diciembre del año pasado, señaló Opat.
“Hay un desconocimiento de la realidad”

Por otra parte el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroalimentaria -RUCA- no extiende más matrículas para abastecedores hace casi dos años y ni hablar de lo oneroso que significa afrontar todos los meses los pagos del F.931 que hace que permanentemente se incurra en incumplimientos ante la imposibilidad de pagarlos indicó Opat.

El dirigente señaló que estos son algunos de los inconvenientes que padece el sector y que se agravarán sin lugar a dudas a partir de la entrada en vigencia de la resolución 3873.

“Indudablemente el efecto sería nefasto, ya que debemos sumar los puestos indirectos de trabajo vinculados al sector y la obvia proliferación de los colgaderos clandestinos”, señaló. Es evidente -criticó- el desconocimiento de la realidad por parte de los organismos tributarios nacionales, no se puede seguir castigando a los que intentan estar en la legalidad, mientras por otra parte proliferan los ilegales y el contrabando

Fuente:

Publicidad