2 de julio de 2016 19:30 PM
Imprimir

El agro mendocino busca mejorar relación con la UE

Aseguran que se podría colocar nuevamente fruta en fresco y aceite de oliva. La falta de acuerdos comerciales complica el avance.

Aun sin contar con acuerdos comerciales que nos permitan acceder a la comunidad europea con mejores opciones arancelarias, los agro exportadores mendocinos pretenden mejorar la relación con ese bloque. Fruta en fresco, vino y aceite de oliva serían los principales productos a exportar. No obstante, sin infraestructura, los actuales costos de logística ahogan las esperanzas.

“Los países de la Unión Europea que más importan nuestros vinos en botella son Reino Unido -todavía miembro de la UE-, Países Bajos y Alemania. Los vinos argentinos representan, respectivamente, tan sólo el 2%, 3% y 1% de las importaciones totales de cada uno de estos países. Los grandes competidores de Argentina en este mercado son Francia, Italia, España y Chile, que tienen una gran cuota de mercado en estos destinos”, destaca un reciente informe de Fundación Ideal.

España es, dentro de la UE, el principal comprador de las ciruelas secas y ferroaleaciones de Mendoza. Argentina explicó el 28% de las importaciones españolas de ciruelas secas, sólo superado por Chile, cuya participación en el mercado español es de 49%. En cuanto a las ferroaleaciones, las exportaciones mendocinas explicaron sólo el 3% de las importaciones españolas, muy lejos del 42% que se llevaron las exportaciones chinas y del 18% de las italianas, señala el informe.

En cuanto a las nueces sin cáscara, el principal comprador es Italia, donde nuestras exportaciones representaron 7% de su mercado, mientras que Estados Unidos representó 46%, Francia 26% y Chile 13%. Con respecto a los ajos, el principal comparador dentro de la UE fue Francia, quien sólo nos compró 5%, mientras que el 69% de sus importaciones totales provinieron de España.

“Si es por calidad de producción, Mendoza podría enviar más productos a la UE. Los inconvenientes residen en nuestro país, pues se deben despejar incógnitas con respecto a la economía nacional y, con respecto a la UE, esperar que, vía reducción de subsidios o ante las perspectivas de cosechas bajas, den cabida a nuestra producción de base agroindustrial. No es fácil ni sencillo, pues Europa tiene una larga tradición en cuanto a los subsidios agrícolas, pero a veces las circunstancias climáticas pueden ayudar a nuestras exportaciones”, señaló Mario Bustos Carra, gerente de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo.

En tanto, el gerente de la Asociación de productores y exportadores de frutas frescas, Raúl Aruani, afirmó que “prácticamente la única fruta que se mantiene en la exportaciones a la UE es la cereza, con un negocio muy acotado que empieza a mediados de diciembre. La verdad es que como hay una tradición de regalar cerezas en Italia para las fiestas, se exporta este producto en avión, pero en realidad hemos tenido un retroceso muy grande en la comunidad europea, como resultado de la falta de competitividad”.

 

 

Costos de logística traban las exportaciones

Según destaca el reporte de Ideal los costos logísticos que enfrenta el sector exportador de Mendoza se aproximan a los 219 millones de dólares anuales (equivalente al 13% de las exportaciones anuales de la Provincia).

De este total, 58% lo concentra el transporte terrestre, 23% el transporte marítimo, y el resto son gastos portuarios, despachos de aduana y seguros. Si consideramos la estructura de costos logísticos solamente en aquellos productos que van con destino de ultramar, la importancia del transporte terrestre, a pesar de bajar, sigue siendo la más relevante en la estructura de costos (45%).

Durante 2015, los costos de transporte representaron aproximadamente el 11% del precio de exportación de los vinos varietales embotellados, 15% en el caso de las frutas secas o procesadas, 16% en el vino a granel, 17% en el caso de los mostos, 18% en los ajos y 34% en las frutas frescas.

Claramente se advierte que los costos logísticos configuran un aspecto sumamente relevante en la cadena de valor comercial, especialmente en los productos exportados en fresco.

En este sentido, Raúl Aruani, gerente de la Aspeff, destacó que “hace 3 años que dejamos de exportar fuerte a la Unión Europea, que era el segundo destino para peras y manzanas detrás de Brasil. Esto se dio como consecuencia del aumento de los costos logísticos. Eso prácticamente nos dejó fuera de competencia”.

La falta de infraestructura competitiva hace que Mendoza sea una provincia desde la que cuesta mucho más exportar, ya que no sólo la llegada al puerto es costosa por la ubicación sino que las ineficiencias del sistema generan costos extra que el exportador debe enfrentar.

“Si Mendoza contara con una eficiente red ferroviaria que permitiera establecer conexión con el puerto de Buenos Aires, los exportadores podrían reducir aproximadamente 21% los gastos de transporte, y estos gastos bajarían del 13,1% del valor FOB de las exportaciones al 10,4%”, destaca el reporte.

También ha influido negativamente la fuerte pérdida de competitividad cambiaria que sufrió Argentina entre 2009 y 2015. Sólo entre el primer trimestre de 2014 y el cuarto trimestre de 2015, Argentina perdió 25% de competitividad cambiaria en promedio con sus grandes socios comerciales (Brasil, Estados Unidos, China y Zona Euro).

Sin embargo, la fuerte devaluación posterior a la eliminación del cepo cambiario ha permitido recuperar parte de la competitividad cambiaria aunque los exportadores aseguran que, con la inflación, ese beneficio también se perdió

Fuente:

Publicidad