6 de julio de 2016 17:11 PM
Imprimir

La llegada de lluvias en los EE.UU. hundió 4,6% a la soja en Chicago y quedó al borde de los 400 dólares

CompartiremailFacebookTwitterComo si hubiese sido una premonición y luego de que la FAO y la OCDE adelantaran el fin de los precios altos, ayer la soja retrocedió 4,6%, perdiendo de esta forma en una jornada u$s20 por tonelada para finalizar su cotización en u$s410 en la Bolsa de Chicago. El motivo de la caída fue exclusivamente […]

Como si hubiese sido una premonición y luego de que la FAO y la OCDE adelantaran el fin de los precios altos, ayer la soja retrocedió 4,6%, perdiendo de esta forma en una jornada u$s20 por tonelada para finalizar su cotización en u$s410 en la Bolsa de Chicago.

El motivo de la caída fue exclusivamente el buen clima que se ve en los Estados Unidos y que se espera continúe para los próximos días, lo que beneficia no sólo a la oleaginosa sino también al maíz. La noticia fue un golpe duro para un mercado que especulaba hasta la semana pasada un mal clima, lo que hizo que el poroto se pague u$s431, generando importantes ventas por parte de los productores. Con todavía casi 30 millones de toneladas de soja sin vender, el campo perdió en tres días 411 millones de dólares. Hasta la semana pasada la liquidación ascendía a u$s13.347 millones, al nuevo valor FOB el monto es de 12.936 millones de dólares. Desde Futuros y Opciones (FyO), la analista Paula Piccolo sostuvo que “las lluvias en el país del Norte se vienen dando desde el fin de semana pasado mejorando el estado de los cultivos.

El nuevo pronóstico estimó más lluvias, lo que habla de que no se verá un clima tan seco como se pensaba tiempo atrás”.

Para la experta, también influenciaron la salida de los fondos y la caída del barril de petróleo en un 4,6 por ciento. Lo cierto es que el mercado el jueves último fue impulsado tras el informe publicado por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés), que había dado a conocer que se implantaron 590.000 hectáreas, y si bien fue 1,8% más de lo dado a conocer en marzo, éste se incrementó en menor medida de lo que esperaban los operadores, lo que hizo que la soja terminara con una ganancia en una sola jornada de 2,5 por ciento.

Se entiende ahora que no fue un motivo suficiente para mantener a la soja en la cima y, por el contrario, era el clima quien tendría la última palabra. Las precipitaciones beneficiaron más al maíz, que se encuentra hoy en su etapa de floración, lo que despejó las dudas para el cultivo en lo que va de julio. Por este motivo, el cereal retrocedió 2,5 por ciento.

 

Local
En la plaza local la soja no reflejó la baja externa y por el contrario apenas mostró una merma de $20 en Rosario quedando su cotización en $4.480 la tonelada.

El director de la consultora Agripac, Pablo Adreani, destacó que “el mercado se está comportando como si la cosecha fue de 50 millones de toneladas”. Según el último dato de Agroindustria, la campaña sería de 57 millones.

Según Adreani, “la exportación y la industria no están teniendo la oferta que quisieran. Además hoy hay todavía 300.000 hectáreas en el sudeste bonaerense que no se pueden cosechar por mal clima”.

Como es habitual en estos meses, el productor se alejará del mercado y venderá de ahora en más a cuentagotas. Respecto del maíz, lo externo sí rebotó a nivel nacional. El cereal quedó en $2.930, lo que marcó un descenso de 2,6 por ciento. “Este cultivo ya tenía un sobreprecio, lo cual era cuestión de tiempo su baja”, dijo Adreani.

No hay que olvidar que el maíz norteamericano se encamina hacia una supercosecha a partir de lo que daría una producción total por arriba de los 350 millones de toneladas. Esto presionará aún más a la baja.

 

Afectará a la cosecha gruesa
Se adelantará la llegada del fenómeno La Niña en 2017
Un trabajo elaborado por la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, estimó la presencia de La Niña para los próximos meses. Se trata de un fenómeno climático representando por la presencia de pocas lluvias lo que afectará la producción agrícola de Argentina y sur de Brasil.

“Para el trimestre octubre-noviembre- diciembre del corriente año el valor es del 74% de probabilidades de que llegue La Niña”, sostuvo el director del GEA, José Luis Aiello.

Según el experto se trata de meses en “los que afectarán a la cosecha gruesa nacional y cuyo efecto físico es inhibir los flujos de humedad que el país recibe desde Brasil durante el período octubre-marzo. Lo que quiere decir que estamos bajo alerta amarilla”.

Para Aiello hoy los modelos muestran en los últimos tres meses del año “probabilidades altas de transitar un evento seco en las zonas más importantes de Argentina y sur de Brasil”.

Los dos últimos eventos, se vieron en la campaña 1998/99 cuando la falta de agua afectó el 62% de la región núcleo. Mientras la 2008/09 se ensañó con en el NE de Buenos Aires, en un 37 por ciento del área.

Fuente:

Publicidad