6 de julio de 2016 03:13 AM
Imprimir

“La población de anchoíta bonaerense debe considerarse saludable”

La definición emerge de un nuevo informe técnico del Inidep. Sin embargo, los científicos reconocen el período poco favorable de los últimos años para la pesquería.

Pese a la caída de los desembarques y tamaños que promediaron los 147,1 milímetros (48,2 piezas por kilo) durante la última temporada, los científicos afirman que la salud biológica de la anchoíta es buena.

En el Informe Técnico del Inidep 19/16 “Dinámica de la población de anchoíta bonaerense entre 1990 y 2015. Recomendaciones de capturas máximas en el año 2016” los investigadores ratifican que no se advierten signos de debilidad.

“La actualidad de la población de anchoíta bonaerense debe considerarse saludable y lejos de la sobrepesca”, define el texto preparado por Paula Orlando, Claudio Buratti y David Garciarena, parte del equipo enfocado en seguir las especies pelágicas.

Sin embargo, el trabajo reconoce que durante los últimos años se conformó un período poco favorable para la pesquería, atendiendo al tamaño de la población y a los reclutamientos, pero siempre dentro de “fluctuaciones naturales esperables”.

En ese sentido, los especialistas vienen evaluando distintos datos ambientales, obtenidos de imágenes satelitales, que podrían justificar un cambio migratorio. Campañas directas sobre la especie no se realizan desde 2008 y tampoco habrá una este año.

 

Captura máxima

En este contexto y sobre un modelo estadístico de capturas, las sugerencias para la Autoridad de Aplicación se repiten: “Se recomienda adoptar nuevamente la cifra de 120 mil toneladas como captura máxima durante el año en curso”, expresa el informe.

Según el modelo, la biomasa total a comienzos del último año con pesca se estimó en 2,9 millones de toneladas, y la abundancia de los reproductores de dos años o más en primavera superaría con holgura los valores determinados como puntos de referencia objetivo.

Como contracara, a la flota le está costando mucho encontrar marcas. Entre mayo y junio apenas se desembarcaron 293 toneladas. Para esta misma época del año pasado se habían descargado 5.565 toneladas. La baja interanual es del 94,7 por ciento.

También es cierto que el costo del combustible, más un precio bajo de comercialización para un pescado que oscila entre mediano y chico han venido desalentando la búsqueda entre los armadores, que se vuelcan a otras opciones.

 

Anchoíta patagónica

En cuanto al stock localizado al sur del 41°, el menos explotado, el Inidep elaboró el Informe Técnico 20/16 “Estado de la población de anchoíta (Engraulis anchoita) al sur de 41ºS y determinación de la captura biológicamente aceptable del año 2016”.

“En la época de reproducción en el período 1990 – 2015, la abundancia habría variado entre 976.000 y 2.200.000 toneladas (promedio = 1.350.000 toneladas), mientras que la biomasa de reproductores lo habría hecho entre 589.000 y 1.055.000 toneladas (promedio = 782.000 toneladas)”, se expone allí.

Con esos y otros datos, los investigadores sugieren para el 2016 una captura biológicamente aceptable de 100 mil toneladas; es decir, la misma cifra de los últimos años

Fuente:

Publicidad